El salón del Tanto Monta, diez meses después, sigue sin abrir sus puertas

Salón Tanto Monta Catedral

Los trabajos de restauración del alfarje mudéjar del salón del Tanto Monta de la catedral de Huesca finalizaron en noviembre del pasado año. Se habían desarrollado durante casi un año, a cargo del Instituto de Patrimonio Cultural de España. Entonces se llevaron a cabo varias visitas guiadas y comentadas, para que la ciudadanía pudiese conocer esta riqueza patrimonial de Huesca. Casi un año después, y tras prácticamente un millón de euros invertidos en las diferentes restauraciones, este espacio continúa cerrado y sin uso.

Para llevar a cabo la restauración, hubo que cubrir y proteger las paredes, que habían sido restauradas previamente por el Gobierno de Aragón, con un andamiaje muy complejo. En el momento de quitarlo se comprobó que la cenefa donde se apoyaba el andamiaje mostraba algunos restos y desperfectos que, tras algunas discrepancias sobre quién debía acometerlo, ha acabado restaurando el Gobierno de Aragón.

Otro problema que se presenta ahora, cuando la sala ya está expedita y restaurada, es la iluminación, insuficiente en cantidad y deficiente en calidad, ya que no permite contemplar la obra de arte de este salón, que es el alfarje y su policromía. Por ello, también se está a la espera de saber qué decisión toma al respecto el Gobierno de Aragón.

Y también preocupa que, a pesar de que con cargo al ejecutivo autónomo se restauró la cubierta, no se impermeabilizó, una medida preventiva que habría sido deseable realizar, para evitar que posibles humedades pudieran afectar el alfarje.

Mientras tanto, se ha ido retrasando una exposición con la que se pensaba inaugurar el Tanto Monta. Se trata de una muestra comisariada por Carmen Morte, que se realizaría en colaboración con el Instituto de Estudios Altoaragoeses, de dieciocho Cantorales de la catedral de Huesca, que se expondrían en otras tantas vitrinas. Esta actuación iría acompañada de una publicación.

El responsable de Patrimonio de la Diócesis, José Mª Nasarre, espera que la inauguración pueda llevarse a cabo en octubre. A partir de entonces, el salón del Tanto Monta podría quedar abierto al público, integrado dentro de lo que es el Museo Diocesano, con una exposición que podría ser permanente de códices y cantorales, procedentes también de la seo oscense.

Comentarios