Las reservas de la biosfera potenciarán sus propias marcas de productos y servicios de calidad

La primera reunión de trabajo del congreso de reservas de la biosfera españolas ha tenido lugar esta misma mañana para terminar de redactar y elaborar el borrador definitivo del Plan de Acción Ordesa-Viñamala, documento técnico que traspone al contexto español el Plan de Acción de Lima -elaborado el año pasado en Perú para la Red Mundial de las Reservas de la Biosfera- y que será definitivamente aprobado el próximo jueves en la reunión del Comité Español del Programa MaB (Hombre y Biosfera) de la Unesco, la cual también tendrá lugar en Torla-Ordesa.

El Plan de Acción Ordesa Viñamala contempla una serie de objetivos que compartirán las 48 reservas del Estado español, además de acciones, resultados e indicadores repartidos en 5 áreas de actuación: ser modelos eficaces de desarrollo sostenible, colaboración y trabajo en red, relaciones externas, comunicación e información y, por último, gobernanza efectiva.

Entre los objetivos y acciones concretas a desarrollar en el periodo 2017-2025, está, por ejemplo, que estos espacios naturales sean lugares de excelencia donde llevar a cabo el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible establecidos por la Agenda 2030 de Naciones Unidas, fomentando iniciativas económicas verdes, con etiquetas ecológicas y marcas propias de productos o servicios asociados a la conservación de las reservas de la biosfera.

También se contempla el establecer canales de comunicación con las empresas, propiciar una gestión forestal sostenible, fomentar los campos de trabajo y el voluntariado ambiental, buscar el apoyo a una gestión participativa o elaborar una estrategia de turismo sostenible, tema que también será abordado durante este congreso mediante la celebración de un evento paralelo en forma de simposio.

Para la elaboración del plan de acción, previamente se han redactado tres borradores iniciales que anteriormente ya fueron sometidos a distintos métodos de participación y que con las aportaciones y sugerencias recibidas han llegado hasta Torla-Ordesa para ser analizadas hoy por distintos expertos que se han distribuido en tres grupos específicos de trabajo: uno dedicado a las grandes ciudades, otro a los problemas de despoblación y otro a reservas de la biosfera en islas, costas y zonas húmedas. Seguidamente, tras una reunión plenaria, el plan será sometido a dos últimas revisiones y deberá contar también con el visto bueno del Consejo Gestor y el Comité Científico de las Reservas de la Biosfera de España.

Comentarios