El Ayuntamiento de Huesca afirma que la ermita de San Jorge y el terreno sobre el que se asienta están consolidados y sin riesgo

ermita san jorge

No hay ningún riesgo de derrumbe. Así de tajante era la concejal de urbanismo, María Rodrigo, tras la denuncia del Partido Popular, que mostró unas impactantes fotos de la ermita de San Jorge, con grandes grietas y desconchones. Rodrigo asegura que se está dentro de todo un proceso, que había sido programado y que está a punto de entrar en su fase final, la de la reparación de las fisuras y grietas interiores y exteriores que presenta la ermita, toda vez que se ha conseguido la estabilidad del terreno sobre el que se asienta.

A la vista de la situación, esta misma mañana se ha pedido una medición urgente para ver cómo están los muros de la ermita de San Jorge. Medición que ha dado resultados negativos, ya que no se ha producido ningún movimiento.

La concejal María Rodrigo recordaba que los expedientes y las mediciones son públicos. A ellos ha tenido acceso en todo momento el Partido Popular quien, en su opinión, podía saber todo el trabajo que se ha realizado. La responsable de urbanismo también pedía respeto al trabajo de los técnicos, que en su opinión, ha sido impecable. Reconocía que las imágenes son impactantes, pero forman parte de todo el proceso de consolidación y posterior restauranción.

En marzo de 2016 se redactó el proyecto de consolidación del terreno sobre el que se asienta la ermita, que presentaba deslizamientos que afectaban al templo. Posteriormente, con un presupuesto de 50.000 euros, la empresa Priobra realizó el anclaje de la ladera, un proceso que llevó varios meses, puesto que además de anclar el terreno, había que dejar que la obra se posase y se estabilizara. Durante estos meses se han ido haciendo distintos mediciones para ver cuándo dejaba de moverse. Paralelamente, se realizaban mediciones, controladas por testigos, en las grietas.

El pasado mes de julio, los técnicos municipales redactaron un informe en el que se aseguraba que el control topográfico confirmaba que el muro no se había movido, y que la obra realizada ha cumplido su función. Dado que la lectura de los testigos también indicaba estabilización, se dio luz verde para la restauración de la ermita. Los técnicos, entonces, aconsejaron modificar la reparación de las grietas en las que, en lugar de rellenarlas con resina, se proponía reforzar el relleno, con barras de acero para el cosido de grietas importantes en contrafuertes exteriores, además de un enfoscado exterior con motero de cal para los espesores que es preciso sanear, y reparaciones estructurales del muro de fábrica mediante mortero consolidante. Esta modificación suponía un incremento del presupuesto de 9.400 euros, por lo que debió ser aprobado en el pleno del pasado 2 de agosto, y pasar un periodo de exposición pública, que finalizó este martes.

Así pues, este mismo jueves, la empresa Priobra podrá acudir a realizar los trabajos restantes. La obra, dependiendo del tiempo de secado del relleno de las grietas, podrá estar finalizada en unas tres semanas.

Comentarios