Gobierno de Aragón y Federación Aragonesa de Ciclismo trabajan para recuperar la Vuelta Aragón

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, ha presidido la primera reunión del Comité Organizador de la Vuelta Aragón 2018 que está formado por representantes del Gobierno de Aragón y de la Federación Aragonesa de Ciclismo.

Esta misma semana se conocerá la decisión de la UCI (Union Cycliste Internacional) de incluir esta prueba, que no se celebra desde 2005, en el calendario internacional. La Federación Aragonesa de Ciclismo presentó la solicitud el pasado mes de junio y se baraja que la Vuelta Aragón se pueda celebrar en mayo de 2018. Se opta a la categoría UCI EUROPE TOUR ME 2.1 que implica que puedan participar los principales equipos profesionales pertenecientes a la UCI World Tour, Continental Profesional, Continental y equipos nacionales, es decir “contaríamos con corredores de los principales equipos profesionales” ha indicado Soro.

José Luis Soro ha destacado la importancia que supone recuperar esta prueba deportiva para Aragón, por el reclamo turístico que supone y por la vinculación histórica con este deporte de superación. Para el consejero “no solo es un evento deportivo sino que puede ser una forma de promoción turística que vincule a Aragón con el deporte, el patrimonio y la naturaleza”. En el mes de julio se firmó un convenio con la Federación Aragonesa de Ciclismo para realizar todos los trámites para la presentación de la candidatura a través de un dosier en el que se perfila el proyecto.

Para el desarrollo de esta Vuelta será necesario, a partir de ahora, realizar el diseño de las tres etapas que se llevarán a cabo buscando que recorran las tres provincias. Para ello se tendrá en cuenta los requerimientos técnicos necesarios para una prueba de esta envergadura y el interés turístico.

Las perspectivas de obtener la aprobación de la UCI para la celebración de esta cita deportiva son buenas. De cualquier modo, en el caso de que no se concediese, el consejero ha señalado que “lo volveremos a intentar el año que viene porque tenemos claro que es un evento que queremos recuperar”.

La parte técnica de organización y estructura de la prueba se valora en una cifra en torno a los 300.000 euros. El consejero ha señalado que “entendemos que contaremos con la participación de otras instituciones y estamos seguros de que interesará también a patrocinadores ya que se trata de un evento muy importante a nivel social y mediático”.

Por su parte, el presidente de la Federación Aragonesa de Ciclismo, Luis Marquina, ha destacado que le gustaría contar con el apoyo y la colaboración de los clubes aragoneses para poder llevar a cabo la organización de este evento. Ha explicado que con esta solicitud estaríamos al nivel de otras pruebas similares que se celebran como la Vuelta Valencia o la Vuelta Castilla León y ha explicado que en esta vuelta, inicialmente, se va a trabajar en el formato de tres etapas en línea y con un final en alto en la etapa reina “de manera que les demos, tanto a los espectadores como a los equipos, el atractivo suficiente para que quieran seguirla y participar”.

En la reunión han estado presentes también el director general de Deportes, Mariano Soriano ; el director gerente de Turismo de Aragón, Jorge Marqueta; y representantes de la dirección general de Turismo. Además del presidente de la Federación Aragonesa de Ciclismo, Luis Marquina, han participado representantes de la FAC que se encargarán de las diferentes cuestiones técnicas.

Comentarios