La Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala, destino predilecto para el ecoturismo

Las reservas de la biosfera son destinos propicios para el desarrollo del ecoturismo y el turismo sostenible, es decir, esas modalidades turísticas que no comprometen con su actividad la conservación de los valores naturales y culturales de un territorio, sino más bien al contrario, que lo ponen en valor a través de la observación, interpretación y disfrute de los paisajes bien preservados, de la fauna, la flora y la geología.

Esta es una de las conclusiones que se desprende de la actividad paralela que este miércoles se desarrollaba dentro del II Congreso Nacional de Reservas de la Biosfera que durante esta semana se celebra en el Pirineo aragonés, coincidiendo con el 40 aniversario de la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala (Huesca), y donde han participado empresarios turísticos, alcaldes, agentes locales y profesionales del turismo de las dos comarcas implicadas en la gestión de la reserva: Sobrarbe y Alto Gállego.

Este miércoles en la localidad de Broto, dentro de una jornada formativa sobre creación de producto turístico y turismo sostenible en la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala, se exponían cuatro ponencias explicativas: sobre el modelo turístico y el uso público del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido –a cargo de su director, Manuel Montes-, sobre la marca de calidad que se está creando para implantar en la reserva oscense –con Sergio García, gerente de la misma-, sobre el impulso del turismo ornitológico y de naturaleza en Aragón –por Jesús Lacasa, de la Dirección General de Turismo del Gobierno de Aragón-, y acerca de las distintas herramientas que existen en España para apoyar el crecimiento y la mejora del ecoturismo –por Ricardo Blanco, de la Secretaria de Estado de Turismo-.

Sergio García, gerente de la Reserva de la Biosfera Ordesa Viñamala explica que este espacio natural aprovecha las infraestructuras turísticas ya existentes en los once municipios de este territorio y que ahora se trabaja en promover la creación una marca de calidad de productos, servicios y empresas turísticas que resulta muy diferente a lo que ya existe, puesto que los ecoproductos adheridos y certificados en la zona van a estar bajo el paraguas del programa Hombre y Biosfera (MaB en sus siglas en inglés) de la Unesco. “Se estima que más de un millón y medio de personas visitan la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala y esta marca será una oportunidad de futuro sostenible que nos permitirá trabajar estrechamente entre los gestores de la conservación de la naturaleza y los empresarios locales de una zona natural muy turística”, ha señalado.

Ricardo Blanco, jefe de Área de Turismo Sostenible de la Secretaria de Estado de Turismo, ha explicado la diferencia entre turismo de naturaleza, ecoturismo y turismo sostenible, repasando el funcionamiento y las herramientas disponibles que pueden ser de gran utilidad para gestores y empresarios, como es la Carta Europea de Turismo Sostenible, de la que ya disponen 159 espacios protegidos de 17 países.

Experiencias, talleres y reuniones de gestores y de científicos

Seguidamente, y en este sentido, se han expuesto diversas experiencias ejemplares de la zona por parte de la plataforma Wild Pyrennes, la Asociación Turismo Ornitológico del Pirineo Aragonés, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, la Asociación de Turismo Verde de Huesca y el Geoparque del Sobrarbe.

Ya por la tarde se desarrollaba una sesión formativa de diseño, promoción y comercialización de iniciativas turísticas sostenibles que está previsto finalice con un taller participativo y con una mesa redonda sobre retos y oportunidades de futuro dentro del ámbito de la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala.

Por otro lado, con motivo del II Congreso Nacional de Reservas de la Biosfera los asistentes se han reunido en dos encuentros: por un lado el Consejo de Gestores -de la mayor parte de las 48 reservas españolas-, y por otro el Comité Científico, que agrupa a expertos que evalúan y orientan las líneas de trabajo que marca el Plan de Acción de Lima del año 2016 para la Red Mundial de Reservas de la Biosfera y que han seguido trabajando en la aprobación del plan de acción nacional y en otras cuestiones ordinarias de funcionamiento de la Red de Reservas.

Comentarios