El presidente del Colegio de Arquitectos confirma que el estado de San Jorge no es preocupante

El presidente en Huesca del Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, Felipe Munuera, ha hecho un llamamiento a la prudencia y a la tranquilidad sobre la situación de la ermita de San Jorge. Reconoce que las grietas son muy alarmantes, porque hay zonas picadas para ver la profundidad de las grietas, pero son daños reparables si se ha tratado el suelo para consolidarlo, y no ve un riesgo inminente de caerse. Entiende que lo lógico era empezar por consolidar el suelo, que es lo que se ha hecho, y esperar un tiempo prudente para que se estabilizase.

Munuera indicaba también que hay que tener paciencia, y esperar a la consolidación de la ladera, para acometer la reparación de las grietas.

El aspecto de las imágenes, por las grietas que recorren los muros exteriores de la ermita, era preocupante, porque presentaba importantes desconchones. La concejal María Rodrigo indicaba que se debía a que al quitar los testigos que controlaban el movimiento de dichas fisuras, se repicó el revoco para comprobar su estado. El presidente del Colegio de Arquitectos confirmaba que el aspecto es de un trabajo voluntario, que además ha servido para ver cuál ha sido la evolución en los últimos meses.

En todo caso, niega que el edificio se vaya a caer, y recuerda que grietas como las que tiene San Jorge no son consustanciales a este tipo de edificios, construidos con ladrillo y tapial, pero las soportan mejor que otros edificios más modernos.

Felipe Munuera recuerda que los procesos en edificios de este estilo son lentos. Y añadía que, se trata de un templo que data del siglo XVI, al que se han ido añadiendo elementos, con el paso de los siglos. Un edificio sin apenas valor arquitectónico, aunque sí cultural y sentimental para Huesca.

Comentarios