El sobrecoste del albergue de animales o el servicio de limpieza municipal enfrentan al Ayuntamiento de Jaca

El albergue de animales está a punto de abrir sus puertas pero en el pleno de este mes el Ayuntamiento aprobaba una modificación presupuestaria cercana a los 50.000 euros para costear las últimas obras. Parte de la oposición criticaba el sobrecoste y la “mala planificación”. El consistorio defendía una obra con la que “una asociación de voluntarios realizará una labor que es competencia municipal”.

El problema es que poco antes de entregar la obra la Protectora de Animales de Jaca se dio cuenta de una serie de deficiencias como la falta de pavimentación. Solicitó al Ayuntamiento la modificación y para ello ha habido que añadir 50.000 al presupuesto global, que ascendería a unos 275.000 euros.

Otro de los asuntos que salían a debate tras una pregunta de Cambiar Jaca era el de la situación de los trabajadores del servicio de limpieza de edificios municipales. El pasado mes de agosto se denunciaba merma de calidad tanto en el servicio como en las condiciones laborales, además de despido y reducción de la jornada a algunos trabajadores. El problema llega tras la llegada de una nueva empresa. El alcalde reconocía las deficiencias con Valoriza Facilities S.A. y aseguraba que les han enviado requerimientos y que no pretenden renovar su contrato, pero no daba otra solución que la de esperar a que se acabe el año, periodo ya contratado.

Las subvenciones aportadas o recibidas por el Ayuntamiento también encendían en debate. Por unanimidad pedirán al Gobierno de Aragón que aumente las subvenciones al municipio, pero en las explicaciones sí había diferencias. El PP, que proponía la moción, se quejaba de que el Ejecutivo olvide a Jaca en las ayudas. El PSOE destacaba las recibidas por la Diputación.

Las subvenciones a asociaciones empresariales también provocaban un rifi-rafe entre los dos principales grupos políticos, al igual que las destinadas a la rehabilitación de viviendas en los pueblos, que no se han aprovechado en su totalidad por falta de peticiones.

El PP ponía sobre la mesa una queja formal presentada por el grupo de Murcia tras el Festival Folklórico de los Pirineos. Se quejaban de “hacinamiento” y falta de limpieza. El alcalde respondía que siempre hay quejas y que “no vienen de vacaciones” ya que algún otro grupo se había quejado de demasiadas actuaciones.

Se aprobaba también una cuantía para la Fundación Thomás de Sabba que algunos grupos consideraban insuficiente. Desde el equipo de gobierno se hablaba de una cuantía que multiplica la aportada por el anterior equipo de gobierno del PP.

Entre las modificaciones presupuestarias aprobadas se reservan 130.000 euros para la posible expropiación de un terreno del Instituto Nacional de la Seguridad Social, una zona que usan de aparcamiento que el gobierno municipal quiere usar para el futuro vial perimetral de la Ciudadela. La oposición lamentaba que no se llegue a un acuerdo más beneficioso para las arcas municipales. El equipo de gobierno tiene esperanzas en llegar a un acuerdo con el INSS.

De igual forma se aprobaba la cuenta general del año 2016, que el PP critica porque a pesar del superávit adolece de inversión, siendo la cuantía mayor de ese año mucho menor que las del mandato popular.

El pleno municipal designaba las fiestas locales de 2018 que serán el 4 de mayo y el 25 de junio.

Comentarios