Opinión: Riegos del Alto Aragón no se opone a la finalización de Monegros II

La Comunidad General de Riegos del Alto Aragón quiere manifestar por medio del presente comunicado su total desacuerdo con lo afirmado por el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, en lo referente al bloqueo de las obras de regadío de Monegros II. A este respecto la Comunidad General quiere destacar que:

1. En el artículo 30.5 del Anexo XII de Plan Hidrológico de la DH del Ebro (2015-2021) vigente en la actualidad, se dice “El desarrollo de nuevos regadíos en Riegos del Alto Aragón estará condicionado al incremento de regulación que se produzca para el sistema”. Plan Hidrológico que cuenta con el voto favorable del Gobierno de Aragón, y es un documento vinculante por su rango de Decreto aprobado en Consejo de Ministros.

Esta cuestión, que fue también reflejada en el Artículo 48.6 del Plan Hidrológico 2010-2015 y en el Artículo 52 del Plan Hidrológico del Ebro 1998-2010, pone de manifiesto que las garantías de suministro de Riegos del Alto Aragón están comprometidas y que deberán emprenderse nuevas actuaciones para evitar que el sistema regable sufra un empobrecimiento generalizado de sus garantías de suministro.

La Comunidad General, pese a no haberse incrementado la capacidad del regulación en Riegos del Alto Aragón desde el año 1969, ha trabajado de forma activa en la finalización del sistema regable, cuestión esta que debe ser entendida como una lucha por mantener unos regadíos dotados y con capacidad productiva.

En este sentido, y ajustando la disponibilidad de la reserva hasta los máximos viables, se ha informado positivamente de la ampliación en 6.150 en el Sector VIII de Monegros II (Términos Municipales de Bujaraloz, Peñalba y Fraga); 6.853 hectáreas en la Acequia de Ontiñena (Términos Municipales de Fraga, Ballobar y Ontiñena) y 2.855 hectáreas en el Sector XX-Bis “El Tormillo” (Términos Municipales de Peralta de Alcofea, Ilche, Sariñena y San Miguel de Cinca). Es decir, se han ajustado las disponibilidades para atender 15.858 hectáreas adicionales de las cuales un 82% se ubican en Monegros II.

Una vez apoyadas estas superficies, se entiende que en tanto en cuenta no se lleven a cabo nuevas regulaciones no es posible nuevas ampliaciones de superficie regable, máxime en un situación como la actual en la que tanto el embalse de Biscarrués, como el embalse de Almudévar se encuentran judicializados, y no existe una previsión a corto plazo de resolver de forma satisfactoria el déficit de garantía de suministro existente en Riegos del Alto Aragón, en coherencia con los reflejado en los tres últimos Planes Hidrológicos de la DH del Ebro.

La Acequia de la Almolda con 1923 hectáreas en los Términos Municipales de Pina de Ebro y La Almolda y el Sifón de Cardiel con 6.931 hectáreas en los términos municipales de Fraga y Ballobar, escapan a las posibilidades de suministro de Riegos del Alto Aragón sin contar con la certeza de una regulación, entendiendo por certeza el inicio real de las obras.

En coherencia con todo lo anterior, la Comunidad General ha tomado la decisión de no apoyar ante la Confederación Hidrográfica del Ebro la constitución de las Comunidades de Regantes de la Almolda y del Sifón de Cardiel, como una medida de precaución a la vista de una realidad que desde hace más de 20 años viene recogida en los Planes Hidrológicos de la Demarcación del Ebro.

Además, la Asamblea de Riegos del Alto Aragón por unanimidad adoptó el acuerdo de que las nuevas superficies regables fueran subordinadas a la existencia al inicio de la obras de regulación Acurdo que la Junta de Gobierno de Riegos del Alto Aragón debe cumplir y hacer cumplir.

Riegos del Alto Aragón, ha luchado y seguirá luchando por la finalización de su sistema regable, que desde hace 100 años se encuentra en espera. Finalización que poco tiene que ver con los tiempos políticos, ya que son 100 años los que se lleva esperando que se finalicen las obras, y más de 50 los que se lleva reclamando nuevas regulaciones que sean coherentes con la superficie regable que se plantea.

En ningún momento se ha de entender como una priorización de unos territorios, sobre otros, ya que Riegos del Alto Aragón siempre ha procurado que la finalización del sistema regable sea una realidad. Sin olvidar que en la revisión del Pacto del Agua de Aragón, llevada a cabo en el año 2006 se llegó a un conjunto de acuerdo sobre regulación del río Gállego que han día de hoy, diez años después, no se han cumplido.

Invitamos a todos los responsables políticos a una reflexión sosegada sobre la situación actual de las regulaciones hidráulicas en Riegos del Alto Aragón y a responder con hechos a las necesidad de garantizar el suministro de agua a todas las hectáreas de Riegos del Alto Aragón, las actuales y las futuras.

Comentarios