UAGA manifiesta la inquietud por los precios de los productores de almendra ya afectada por la sequía y las heladas

En plena campaña de recolección de la almendra se aprecia que la grave sequía y las heladas de finales de abril en amplias zonas (Calatayud, Bajo Aragón, Matarraña, algunas comarcas de Huesca) han hecho que baje la producción esperada de 15,7 millones de kilos en grano, en las 67.500 hectáreas que se cultivan de almendro en Aragón (10% en regadío). En el conjunto de nuestra Comunidad, de la variedad Guara ha quedado muy poca, de Belona el 25% y de Soleta un 50%. Sin embargo, en la zona de Cinco Villas, Campo de Borja/Moncayo y Caspe hay grandes plantaciones con buena cosecha. Además, han bajado los precios un 30-40% en todas las variedades.

Las razones de esta bajada no responden a cuestiones claras de mercado, sino a intereses comerciales de determinados agentes, es decir a la especulación. Mientras debería estar sobre 7 €/Kg, precio medio de la campaña anterior, (en 2015 como algo insólito el precio llegó a 8,5 €) ahora se están cerrando ventas por debajo de 4,5 €/Kg.

Además de aumentar el número de Has dedicadas a este cultivo, con nuevas plantaciones en toda España, Estados Unidos vuelve a producir tras superar un periodo de sequía y tras renovar muchas de sus plantaciones. También se está registrando un incremento de la demanda de almendra en países como India y China y España sigue siendo un país deficitario que importa almendras provenientes de California, siendo de inferior calidad que las nuestras. No se puede entender cómo los turroneros españoles elaboran sus productos con almendra americana

UAGA considera que se ha de seguir avanzando en la mejora varietal para conseguir una producción equilibrada, estable, de alta calidad, con polinización auto fértil, con alta resistencia a la sequía, y también a plagas y enfermedades. Exigen el mantenimiento de la ayuda estatal a la superficie, que debe recuperar las cuantías económicas de hace unos años, ya que está al borde de su desaparición.

UAGA lleva tiendo reclamando una medida agroambiental para proteger y defender al almendro tradicional, frente a las plantaciones intensivas. Es el único modo de mantener el cultivo en algunas zonas y de fijar población en las mismas.

En Aragón tenemos una almendra de gran calidad, muy apreciada y se debe trabajar para valorizarla y potenciar su consumo.

Comentarios