Riegos del Alto Aragón quiere zanjar la polémica en torno a los regadíos de Monegros II

2004090303 monegros II.jpg

Tras las declaraciones realizadas por el Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, en lo referente al artículo 30.5 del Plan Hidrológico de la Demarcación del Ebro, Riegos del Alto Aragón quiere zanjar esta polémica aclarando su postura. Indican que la Asamblea General de esta comunidad de regantes adoptó por unanimidad la decisión de no permitir ninguna nueva superficie regable sin que den comienzo las obras de Biscarrués y Almudévar, tal y como establecía el Pacto del Agua de Aragón de 2006. Esto afecta a la continuidad de las obras de regadío en Monegros II.

Desde Riegos del Alto Aragón lamentan que la inoperancia de las distintas administraciones haya hecho llegar a situaciones “tan desagradables como la actual, pero entendemos de sentido común por parte de cualquier entidad no proseguir incrementando la vulnerabilidad del sistema regable”.

La Junta de Gobierno de Riegos del Alto Aragón, está “obligada a cumplir y hacer cumplir los acuerdos de su Asamblea General, y por tanto si dicho acuerdo no es respetado por parte de la Administración se verá en la obligación de recurrir a instancias superiores y/o a los tribunales, en defensa de sus intereses”.

No cabe duda de que existe una discrepancia de interpretación entre lo que entiende el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, y la interpretación de la Comunidad General, pero hay que recordar que ha sido Riegos del Alto Aragón quien negoció que se introdujera ese artículo en los distintos Planes Hidrológicos del Ebro y ha sido Riegos del Alto Aragón quién ha hecho su seguimiento a lo largo de los últimos 20 años.

Si bien el conjunto de artículos hacen referencia a la totalidad del regadío que pudiera desarrollarse en la Junta de Explotación nº 14, la cual abarca más realidades que la de Riegos del Alto Aragón. Ese último artículo es breve y hace referencia a cualquier regadío que se realice en Riegos del Alto Aragón y cuya demanda implique una disminución de la garantía de suministro, la cual ya se encuentra en la actualidad muy por debajo de lo estipulado en las Directrices de Planificación Hidrológica.

Así lo entendió la Asamblea General quien por unanimidad y sin ninguna voz discrepante adoptó el acuerdo de no permitir ninguna nueva superficie regable sin que den comienzo las obras de regulación de Biscarrués y Almudévar en cumplimiento de la revisión del Pacto del Agua de Aragón de 2006.

Comentarios