Carta a un amigo separatista

Estimado Quim:

Yo soy más bien de derribar fronteras que de crearlas. Fronteras que se derriben por personas que libre y mayoritariamente, porque en su territorio tienen libertad, quieran derribarlas. Me dirás que en Cataluña muchos, que no se si sois mayoría, quieren crear una nueva con esta misma tesis . Para gustos: colores. A me gusta más lo de derribarlas.

Por eso me alegré cuando España entró en Europa. Y cuando la comunidad ha seguido creciendo con países que no hace mucho tenían más que restringidas sus libertades. Y me apenó que triunfara el “brexit” a pesar de que los británicos ponían más de un palo en las ruedas del carro europeo.

Me preocupa y me duele que estés en el bando de los que se quieren ir. Más que intuyo que el Domi y el Pep estén en el mismo lado. Nombro a los tres porque a los tres os conozco y reconozco como buenos profesionales con los que he trabajado, he dialogado y, a veces, he discrepado con absoluta naturalidad. Los tres sois gente viajada que conocéis más mundo que la mayoría por lo que no me vale que el separatista es fundamentalmente una persona que vive en la “Cataluña profunda”, que tiene escasa cultura y que apenas ha salido de su tierra. No, no es ni mucho menos vuestro perfil.

Te ofendiste cuando te dije que las sesiones del Parlament en las que se aprobaron las leyes del Referéndum y de la Desconexión me parecieron más propias de una dictadura bananera que de un estado democrático. Puedo entrar en muchos detalles, en la actuación y actitud de la señora Forcadell … pero no creo que pueda convencerte. La razón, en el sentido de razonamiento, lo tiene muy complicado para cambiar el sentimiento.

Me respondiste con un whatsapp que se titulaba “Evolución”. En él el rostro de Rajoy se transformaba en el de Aznar, el de éste en el de Fraga y el de éste en el de Franco. Pues no, no es esa mi evolución. Siento que hayas utilizado el método de todo buen nacionalista extremista cuando su interlocutor manifiesta su discrepancia y aquél queda sin argumentos: eres un facha. Y así se termina el diálogo.

Nacimos bajo la dictadura pero desde hace tiempo, para lo que es una vida, vivimos en democracia. Por mucho que los nacionalistas y los populistas quieran asemejar el gobierno y a algunos diputados con los gobiernos y las Cortes franquistas deberías saber que eso no es cierto. Simplemente observa como fueron elegidos unos y otros. Entiendo que no te guste Rajoy pero de ahí a decir que Rajoy gobierne como si presidiera una dictadura va un largo trecho. Es más bien un error de concepto. Dudo que norcoreanos o cubanos puedan opinar negativamente sobre su presidente sin que “tengan un accidente”. Aquí se le llama de todo, desde feo a bonito y “sin accidentes”.

Me parece bien que defiendas tus ideas y tus sentimientos. Sólo te pido que respetes las ideas y sentimientos de los que, en algunas cosas, ni pensamos ni sentimos como tú. Seguramente todos tendremos la razón porque son nuestras razones y –desde el interior- nuestros sentimientos.

Pero por eso no tenemos que ser fachas.

Un abrazo

Javier Bellosta

Comentarios