Las actuaciones para liberar los ábsides de San Pedro El Viejo comenzarán el próximo año

Claustros de San Pedro El Viejo

Una reivindicación ya histórica de la Asociación de Obreros de San Pedro el Viejo verá al fin la luz en 2018. La liberación de los ábsides de este elemento patrimonial comenzará el próximo año con una partida en los presupuestos municipales. El alcalde de la ciudad, Luis Felipe, anunciaba esta intervención aunque por el momento se desconoce qué partida se invertirá y cuál será su envergadura. Anticipaba también que habría inversiones para el andador de la muralla, la calle Desengaño y el gran proyecto urbanístico para la próxima anualidad que es la remodelación del paseo de Ramón y Cajal.

La liberación de los ábsides de San Pedro el Viejo es una actuación muy esperada porque permitiría solucionar los problemas de agua que cae en el interior del templo y la liberación de los muros perimetrales sería clave para dignificar el monumento. Eso supondría el inicio de la rehabilitación de la Fábrica. Por ello hace apenas unos meses, con motivo de la celebración del 900 aniversario de este monumento, Eduardo Cuello, presidente de la Asociación de Amigos de San Pedro El Viejo estaba esperanzado en que el Ayuntamiento cumpliera pronto con los compromisos de derribos e incluso actuar en el interior del monumento para poner en valor las capillas.

El gran proyecto urbanístico del próximo año será la remodelación del paseo de Ramón y Cajal. El objetivo del consistorio es recuperar el espíritu de paseo en ese entorno, para lo que se proyectan dos grandes aceras, tráfico en el centro con dos carriles; una revisión de las zonas verdes y los cedros y una zona destinada a aparcamientos. El presupuesto de licitación era de 92.000 euros.

Comentarios