El otoño turístico arranca con la ilusión del sector en consolidar productos y ocupación

ribagorza otoño

El ocre inunda la montañas altoaragonesas en estos días de otoño. Este es uno de los grandes atractivos turisticos de la provincia de Huesca.

La provincia de Huesca puede disfrutar de varios puntos donde poder ver la mutación de las hojas de estos árboles. En la parte occidental del Pirineo aragonés se encuetnra el Valle de Hecho para ser testigos del espectáculo que ofrece la Selva de Oza.

En el Valle de Ansó el impresionante Hayedo de Zuriza con sus gamas mágicas. Tampoco demasiado lejos, esta la oportunidad de seguir con la observación en la Selva de Sallent y la Selva de Lanuza, así como de la Selva de Betato, en Piedrafita de Jaca.

Tampoco se pueden dejar de nombrar lugares como el Valle de Añisclo, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido o el Macizo de Cotiella en Plan. En estos es fácil ver como las hayas se mezclan con los abetos y pinos silvestres y cómo las raíces de estos centenarios árboles se ven envueltas en musgo, creando esos paisajes mágicos que tanto llaman nuestra atención.

Asimismo, los hayedos se pueden encontrar también el Prepirineo, con ejemplos como el de Hayedo de Peiró, en la vertiente noreste del pico Peiró, en la Hoya de Huesca (con hayas de más de 200 años de edad) o en Loarre-Gratal. Es fácil descubrir arbustos de boj escondidos.

Las primeras nieves, la micologoia, Torreciudad, Ainsa, Jaca, las pasarelas de la provincia, Alquezar, San Juan de la Peña, Estación de Canfranc, Lacuniacha, Parques de Aventura, Catedrales, Castillos, Bodegas, jornadas gastronomicas, centros de interpretación son algunos de los puntos de interés.

AÑO POSITIVOLa ocupación hotelera en la provincia de Huesca ha aumentado entre un 4 y un 5 % este verano en comparación a las mismas fechas del año pasado. En concreto, la ocupación media en la provincia se ha situado en torno al 75 % este verano, con zonas como el Pirineo y la Hoya de Huesca en las que se ha alcanzado el 100 %

Mientras que la ocupación hotelera ha alcanzado de media el 75 %, la ocupación en restauración ha alcanzado en algunos momentos y zonas el 100 % y es que se ha notado el denominado turismo de escapada, que aunque no se haya alojado ha visitado los establecimientos de restauración.

El Pirineo registró 337.000 pernoctaciones en agosto, un 3,5% más que el año anterior

Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística términos municipales como el de Benasque o Sallent de Gállego mejoraron sus cifras. Benasque contabilizó 43.682 pernoctaciones en agosto, 2.500 más que en 2016. Sallent de Gállego baraja unos números similares con 43.647 pernoctaciones en agosto, 2.808 más que el mismo mes del año anterior.

La tendencia al alza se trunca en localidades como Jaca, donde hubo un descenso del 2,63%. Los alojamientos turísticos de Jaca sumaron 55.600 pernoctaciones frente a las 58.504 de 2016. Este descenso no preocupa a empresarios como Pedro Marco, presidente de la Asociación de Empresarios de la Jacetania, que los valora como “buenos” teniendo en cuenta que son los “segundos mejores de la serie histórica”.

El año pasado fue “histórico” y el hecho de haber disminuido ligeramente las pernoctaciones se contrarresta con el aumento del gasto. “Estamos recuperando un poco los precios así que el gasto ha sido similar”.

OFICINAS DE TURISMO

Otro dato positivo son las oficinas de turismo de la provincia que han contado con aumento de visitas en la parte de visitas. En la Jacetania 76.401 visitas de las cuales 26.484 son de la ciudad de Jaca.

Comentarios