La reivindicación de la mejora de las pensiones, una cuestión de presente y, sobre todo, de futuro

La marcha reivindicativa por unas pensiones dignas llegaba a Huesca en la tarde de este miércoles, con dos centenares de participantes, muchos de ellos jubilados, reclamando la sostenibilidad del sistema público de pensiones y un aumento del poder adquisitivo de las mismas. Procedente de Jaca y Sabiñánigo, de donde salía por la mañana, esta marcha lleva ya varios días recorriendo Cantabria, el País Vasco, la Rioja y Navarra. Junto a otras marchas que se desarrollan en España, confluirán en una gran manifestación por las pensiones, en Madrid el 9 de octubre.

Los manifestantes recorrían el Coso Alto de Huesca y los Porches de Galicia. “Menos corrupción y más pensión”, o “El 0,25 es una mierda”, eran los lemas reivindicativos que coreaban, en alusión a la última revalorización de las pensiones. A su llegada a la plaza de Navarra, ante el Casino, mientras sonaba la Internacional, eran recibidos por el alcalde de Huesca, Luis Felipe, quien les daba la bienvenida, junto a varios concejales y diputados provinciales.

Los secretarios regionales de CCOO, Manuel Pina, y UGT, Daniel Alastuey, aseguraban que, con estas movilizaciones, quieren dar a conocer sus reivindicaciones, que deberían estar sobre la mesa del Gobierno, para mejorar las condiciones de las pensiones de 9 millones de pensionistas.

Los sindicatos consideran que hay que repartir la riqueza, y revalorizar las pensiones acorde al coste de la vida. Piden que se vuelva a la mesa de negociación y se reediten los acuerdos que hicieron posible el Pacto de Toledo, así como el consenso y la solidaridad intergeneracional, para sostener el sistema de pensiones.

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, también participaba en esta gran movilización, cuyo objetivo es llegar al mayor número de ciudades y de gente. Considera que hay que ser capaces de recuperar la dignidad del sistema de pensiones, no solo por los jubilados de hoy, sino también y de forma especial, por los del futuro.

Álvarez añadía que es necesaria la implicación de toda la sociedad, porque si no, será muy difícil recuperar, no sólo los derechos perdidos, sino también el sistema de pensiones en España.

Comentarios