La ministra Tejerina muestra su compromiso con los proyectos de Biscarrués y Almudévar

La ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, participaba este jueves en la Jornada informativa de Riegos del Alto Aragón, donde mostraba su respaldo a los proyectos de Biscarrués y Almudévar, pese a estar ambos en proceso judicial.

El embalse de Biscarrués, con la sentencia de la Audiencia Nacional y las recomendaciones de la UE, apuntaba la ministra, “los trabajos de Biscarrués podrán ralentizarse, pero en ningún caso se pararán y en ello trabaja todo el Ministerio”. Por ello, decía, “quiero mandar un mensaje de tranquilidad en este sentido”.

La ministra anunciaba que las obras de Almudévar, que cuentan con una partida en los Presupuestos Generales del Estado de casi 27 millones de euros, comenzarán próximamente. Para ello, los trabajos que permitirán iniciar su ejecución ya están en marcha y ha comenzado el trámite de expropiaciones de los terrenos.

De este modo, Tejerina reafirmaba el compromiso del Gobierno de España con estas dos infraestructuras hidráulicas contempladas en el Pacto del Agua de Aragón de 2006. Son cuestiones que apuntaba la ministra en la jornada informativa de Riegos del Alto Aragón este jueves en Huesca para abordar el Pacto Nacional del Agua.

El claro objetivo del Gobierno es promover un Pacto Nacional por el Agua que sea "una auténtica política de Estado, integradora, consensuada, solidaria y al margen de las rivalidades políticas". A este respecto, la ministra aseguraba que este Pacto Nacional por el Agua en España debe tener garantía de continuidad a largo plazo, por encima de cualquier coyuntura política.

García Tejerina detallaba los cuatro grandes ejes en los que se centra el Pacto Nacional por el Agua, como son el cumplimiento de los objetivos ambientales fijados en los Planes Hidrológicos de Cuenca, la puesta en marcha de los Planes de Gestión de Riesgo de Inundación, el impulso de una serie de medidas para avanzar en materia de gobernanza del agua, y la atención de las explicaba que el Gobierno cuenta con la planificación y el diálogo para cumplir con los objetivos de la Ley de Aguas y conseguir así el buen estado y la adecuada protección de las masas de agua, atender las demandas de suministro y armonizar el desarrollo regional y sectorial. También comentaba que la prevención de avenidas y la regulación de cauces son dos facetas medioambientales de las obras hidráulicas.

Según recordaba, en enero de 2016 el Gobierno aprobó la revisión de los doce Planes Hidrológicos del 2º ciclo, vigentes hasta 2021, que contemplan la ejecución de más de 10.000 medidas y una inversión estimada de 15.000 millones de euros.

Para conseguir ese consenso, la ministra puntualizaba que el Ministerio ha mantenido durante el pasado mes de julio una primera ronda de contactos con todas las comunidades autónomas, usuarios, regantes y representantes de la sociedad civil. Y a partir de ahora empezarán las negociaciones con los distintos grupos políticos, con el objetivo de que este Pacto esté consensuado y refrendado por una amplia mayoría parlamentaria.

En este marco, la ministra ha puesto el acento en la necesidad de impulsar infraestructuras hidráulicas que permitan “administrar adecuadamente este recurso valioso y escaso”, ya que “el agua, en cantidad y calidad suficiente para todos los usos, es fuente de crecimiento y desarrollo”.

Comentarios