Peralta de Alcofea renuncia a la vía civil en el litigio por la antigua Hospedería de El Tormillo

el tormillo portada bienes

El Pleno de Peralta de Alcofea ha decidido por unanimidad no recurrir la sentencia de la jueza que desestimaba su reclamación sobre la antigua Hospedería de El Tormillo. Renuncian de este modo a la vía civil en el litigio, pero anuncian que seguirán reclamando el regreso del Portal de la Hospedería y que, para ello, reclamarán al Obispado de Huesca que lo siga demandando a Lérida.

Los motivos, explicaba la alcaldesa de Peralta de Alcofea, Obdulia Gracia, son que no pueden “comprometer el presupuesto del ayuntamiento por seguir adelante con el litigio”. Gracia recordaba que son “un ayuntamiento modesto” y afirmaba que todos los concejales habían tomado la decisión por “responsabilidad con los vecinos del pueblo” y porque no podían arriesgarse a que aumentase la cuantía de las costas, en el caso de perder también el litigio en la Audiencia Provincial de Huesca.

El pasado 9 de mayo de 2017, el Ayuntamiento de Peralta de Alcofea presentó una demanda en el juzgado contra el Obispado de Huesca. En ella solicitaba la anulación y cancelación de la titularidad registral de la iglesia vieja de El Tormillo inscrita a nombre del Obispado de Huesca. El interés del Ayuntamiento por recuperar el inmueble era como paso previo y necesario para reclamar a Lérida la devolución de la portada románica de la iglesia de El Tormillo que se encuentra en la iglesia de San Martín de Lérida.

El Ayuntamiento de Peralta argumentaba en sus escritos que la inscripción de este bien catalogado es "inconstitucional" porque se practicó bajo el ya derogado artículo 206 de la Ley Hipotecaria y porque privilegia a la confesión católica frente al resto de confesiones religiosas en España y causa, además, indefensión al Ayuntamiento de Peralta de Alcofea.

En la sentencia dictada, la magistrada argumentaba que el mencionado artículo de la Ley Hipotecaria no vulnera el derecho de igualdad “ya que el privilegio que contemplaba el citado artículo lo era tanto para la Iglesia Católica como para el Ayuntamiento demandante, de manera que no causaba ninguna desigualdad para las partes, puesto que ambas partes podían inscribir sus bienes en el Registro de la Propiedad mediante el procedimiento establecido”. Por ello, concluía que el Ayuntamiento de Peralta de Alcofea tuvo la misma oportunidad que el Obispado de Huesca de inscribir como de su titularidad la Iglesia Vieja de El Tormillo. Ya en la vista previa del juicio, la magistrada anunciaba que no se pronunciaría sobre la propiedad del bien, sino sobre su registro.

Comentarios