La SD Huesca quiere poner la guinda a una buena semana en Gijón

El Huesca visita este viernes, a las 21 horas, al Sporting de Gijón en El Molinón en el tercer partido en seis días. Tras ganar en Almería y el empate amargo ante el Reus en El Alcoraz, ahora toca visitar a uno de los favoritos de la Liga 1/2/3 como es el Sporting que llega después de haber ganado sus dos últimos encuentros. En su estadio no ha perdido y ha vencido a Lugo, Lorca y Sevilla At y empató el derbi con el Oviedo. Un partido muy bonito e interesante y un estadio donde los azulgrana van a intentar mantenerse en puestos de playoff de ascenso, ocupando ahora la sexta plaza.

Veremos qué novedades puede haber en el once y es que el cansancio físico fue una de las claves al final del partido con el Reus. En la convocatoria, el técnico se ha llevado a los mismos 18 jugadores por lo que han quedado fuera Camacho e Iñigo López y los lesionados Brezancic y el portero Ander, que por cierto es posible que tenga que pasar por el quirófano y su periodo de recuperación se alargaría un tiempo, al mes previsto inicialmente.

El Sporting es un equipo a tener en cuenta, pero la SD Huesca también, y allí están los últimos resultados con tres victorias y un empate que de forma consecutiva llevan los de Rubi que destacaba en la previa que el equipo está con esa rabia de no haber vencido el cuarto encuentro consecutivo el martes y “eso demuestra las ganas que tienen de hacer cosas importantes, saben que es muy difícil ganar partidos en segunda y, con el Reus, lo teníamos”, señalaba.

Será un partido especial para el entrenador de la SD Huesca que vuelve al Molinón. Rubi dirigió el paso pasado a los asturianos en los últimos meses y aunque mejoró la imagen del equipo no consiguió eludir el descenso, “es un club en el que aprendes mucho y la gente es espectacular, tanto dentro como fuera del club”, indicaba.

Sobre el rival apunta que “conozco a muchos de sus futbolistas, vamos a intentar que destaquen más los nuestros y ganar” y añadía que si el equipo consigue un buen resultado sería “una semana será excepcional”. Habrá que contar con el ambiente que se crea en El Molinón y que habrá que intentar superar también en muchos momentos.

El equipo azulgrana se está viendo que es uno de los más perjudicados en esta ocasión por el calendario y la distribución de partidos. Jugar tres encuentros en seis días y con más de 3.000 kilómetros en viajes es muy duro y, como se vio ante el Reus al final, pasa factura. El cansancio acumulado y que prácticamente no se pueden preparar los partidos también está influyendo.

Al respecto, Rubi indicaba que “somos, claramente, el equipo con menos fortuna en este calendario. Ellos tienen solo un viaje corto esta semana y dos en casa pero, esto, es así, nos ha tocado así y tenemos que medir bien qué jugadores van a participar porque se nota el cansancio”.

Comentarios