La madre de Naiara no tenía conocimiento de las torturas a su hija, según el sumario

En el sumario por la muerte de la niña de ocho años Naiara Briones, asesinada presuntamente por su tiastro, el día 7 de julio en Sabiñánigo, la titular del juzgado número 1 de Jaca investiga al padrastro y abuelastra de la niña, por un presunto delito continuado de maltrato en el ámbito familiar. Mientras que no ve indicios “de que la madre de la víctima tuviera conocimiento de las torturas”.

Por otro lado en su día el padre biológico de Naiara, Manuel Briones, en declaraciones a la prensa, señaló, que su exmujer, “ Mariela le reconoció que la familia española no terminaba de aceptar a Naiara y que incluso se mostraban muy violentos con la niña”. Precisando que "ella me contó que constantemente la agredían verbalmente”. Le decían cosas como 'tú no eres de nuestra familia porque no tienes nuestra sangre'".

En el sumario se recoge datos de la investigación como de los resultados forenses, algunos de los cuales ya salieron publicados, en los que se reflejaban la crueldad y ensañamiento que el único encausado Ivan Pardo de 33 años ejercía en la menor.

Se constatan los castigos físicos y vejaciones que sufrió durante las más de ocho horas hasta que llegaron los servicios sanitarios del Centro de Salud de Sabiñánigo, al ser avisados por el propio Iván.

Según indica la agencia Efe, el acusado comenzó a golpear Naiara, en torno a las 08.15 horas “por no haber realizado los deberes, llegando incluso a darle descargas eléctricas”.

A esto se une que en el documento se “alude a la posible participación de otras dos menores, sobrinas del acusado, que convivían con él y la abuela, en presuntas tareas de vigilancia de que los castigos se cumplían”. Las dos niñas son hijas de una hermana de Iván y del padrastro de la fallecida, cuya tutela había recaído en la abuela y que en la actualidad tiene retirada.

Comentarios