Carlos Bistuer: “Cataluña es nuestro primer cliente y mayor proveedor. Podemos quedar con los puentes cortados”

De situación económica absolutamente descabellada ha calificado el presidente de CEOS-CEPYME Huesca, Carlos Bistuer, lo que se está viviendo en Cataluña. Indica que de un problema político y social se ha pasado a uno económico de enorme gravedad y consecuencias imprevisibles, como es el abandono de territorio catalán de un enorme número de empresas, que representan un porcentaje elevadísimo del empleo en Cataluña. La preocupación es extrema, porque las repercusiones sobre la economía aragonesa y oscense pueden ser muy graves. No hay que olvidar que Cataluña es nuestro principal cliente y nuestro mayor proveedor. Una comunidad a la que se le factura un porcentaje muy importante de nuestro Producto Interior Bruto, por lo que podrían quedar los puentes cortados hacia ese mercado, lo que haría resentirse gravemente la economía altoaragonesa.

La noticia de que 14 empresas han trasladado ya su domicilio social a Huesca, contrariamente a lo que podría parecer, no es una buena noticia. En opinión del responsable empresarial oscense, no hay que alegrarse de ello, porque lo que se perdería en el conjunto de esta situación es mucho mayor que el beneficio que se pudiera obtener con la llegada de esas empresas, dado el peligro que corre toda la relación económica entre Cataluña y Aragón. Bistuer añade que esas catorce empresas se van a multiplicar y serán muchas más. Pero si la causa de que se hayan instalado en la provincia es la huida de nuestros principales mercados, tanto de venta como de compra, lo que se puede ganar no va a compensar la pérdida que se puede tener en mercados de destino.

El presidente de CEOS insiste en que todo este movimiento económico y de empresas puede acabar afectando de forma muy negativa a la provincia. Lo que de perverso esconde esa, en principio, "buena" noticia es de un calibre que los expertos no se atreven a valorar, aunque ya auguran que va a tener una trascendencia enorme para la provincia.

Tsunami económico tras la peor deriva que podía tomar la economía con la crisis de Cataluña es la definición que se hace sobre la situación que se está viviendo, con consecuencias que podrían llegar a hacer incluso tambalearse a la economía altoaragonesa, lo que constituye una enorme preocupación para el empresariado.

Comentarios