La estabilización de la ladera permitirá reanudar la segunda fase de puesta en carga del embalse de Montearagón

El drenaje para la estabilización del deslizamiento en la cola del embalse de Montearagón, tiene un plazo de ejecución de 10 meses. Una vez que concluyan estos trabajos, cuya licitación publica este lunes el BOE, se solicitará autorización para reanudar la segunda fase de la puesta en carga de la presa, ahora paralizada al haberse conseguido la cota 554, autorizada, con un embalse de 15,65 hm3. La obra, con un presupuesto de algo más de 1 millón y medio de euros, consiste en captación de las aguas superficiales y de las infiltradas en el terreno y evacuación de las mismas fuera de la zona de deslizamiento. La apertura de plicas será el 18 de diciembre.

Para ello se proyectan seis drenes en zanja, con un total de 1.043 metros totales de tubería; tres colectores; 1.040 metros de cunetas revestidas y una bajante de 220 metros para conducir el agua fuera de la zona de deslizada. Además, se refuerza la auscultación de la ladera, una red conformada por 19 piezómetros abiertos, dos pozos de bombeo y cuatro inclinómetros.

La CHE ha realizado actuaciones en el entorno de Montearagón, embalse que se encuentra en su fase de puesta en carga con presupuestos propios. Estas obras estaban destinadas tanto al embalse, como a acciones de restitución territorial: acondicionamiento del camino de Apiés a San Julián de Banzo; reposición del abastecimiento de Apiés; los abastecimientos de Chibluco, Barluenga y Fornillos; actuaciones para la mejora de la seguridad en la coronación, el cuenco amortiguador y los accesos a la casa de administración de la presa.

El embalse de Montearagón tiene como objetivo el riego de 4.140 hectáreas, el abastecimiento de Huesca (que tendrá una reserva de hasta 5 hm³/año), el mantenimiento del caudal ecológico del río (con una reserva de otros 5 hm³/año) y la laminación de avenidas al reducir el efecto de los caudales circulantes aguas abajo de la presa.

Comentarios