Los insectos también pueden ser bellos según demuestra Sergio Bestué en su exposición en Monzón

La muestra “Insectos. Tesoros Diminutos” de Sergio Bestué surge de una idea de querer mostrar la belleza de los insectos y su papel fundamental en la vida. Ello llevó a este vecino de Ainsa a realizar unas 10.000 fotografías, en su mayoría en el Cañón de Añisclo, para seleccionar 40 que se pueden ver en la exposición que recorre la provincia de Huesca de mano de la Diputación de Huesca.

Este complejo trabajo le llevó a presentarse al Premio Félix de Azara que ganó en 2013 y que ha supuesto la edición de un libro en el que se recoge lo que ha realizado en estos años.

La muestra “Insectos. Tesoros diminutos” puede visitarse en horario de 19h a 21h hasta final de mes, en la Sala Xaudaró de la Casa de la Cultura.

La exposición tiene un claro carácter divulgativo y pedagógico, además de estético, y reúne una selección de macrofotografías de diferentes insectos pertenecientes a la gran biodiversidad de nuestro territorio provincial.

En palabras de su autor: “Los insectos y otros invertebrados han causado a menudo una cierta aprensión en nuestra sociedad, quizás debido a que algunas especies carecen de depredadores son capaces de reproducirse en gran número, formando plagas que arrasan los cultivos, o debido a que algunos transfieren enfermedades, a que tienen un aspecto poco agradable, etc. Pero en contrapartida existen multitud de cualidades de los insectos que pasan desapercibidas. Hay una cara de esa moneda”.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Monzón, Adelardo Sanchis, destacaba el trabajo fotográfico del autor para llegar a captar la belleza de los insectos.

Se trata de una exposición itinerante de la Diputación Provincial de Huesca y según el autor hay pocos trabajos de entomología-

Comentarios