El plan de asfaltado obliga a tener paciencia y a buscar alternativas

Continúan los trabajos de asfaltado en distintos puntos y calles de Huesca. Finalizada la zona de Menéndez Pidal, llegaba este jueves el turno a Vicente Campo y la avenida Juan XXIII. Ambas con un intenso tráfico que se veía afectado con cortes de circulación o desvíos obligatorios que, sobre todo en el entorno de las 12 de la mañana causaban importantes atascos. El trabajo es rápido, en todo caso, porque por Juan XXIII a las 3 de la tarde los coches ya circulaban con normalidad.

Los trabajos con los que se mejorará el firme en unas 60 calles de Huesca, comenzaron hace algo más de una semana, con un importante operativo. Fresado, alquitranado y apisonado son las labores que se van sucediendo en esas calles en las que se está disponiendo un nuevo asfalto, por parte de la empresa adjudicataria, Roma Infraestructuras y Servicios.

Esta actuación conlleva importantes modificaciones en el tráfico mientras duran las obras, lo que está suponiendo problemas de circulación en los momentos de mayor tráfico. Precisamente, los vehículos que este jueves circulaban por la avenida Juan XXIII, desde Martínez de Velasco, debían desviarse, girando a la izquierda hacia Manuel Ángel Ferrer, una calle de poca capacidad, con lo que ha habido atascos puntuales. Ello, además de que los conductores deban en ocasiones buscar otras alternativas a su itinerario habitual.

El plan de asfaltado afronta el global de la ciudad, y es económicamente muy ambicioso ya que ronda los 500.000 euros de presupuesto. Tiene en cuenta la priorización de las vías más transitadas y con mayores problemas en el firme.

En un primer lugar se está actuando en una treintena de calles, donde se está procediendo al asfaltado en su totalidad. Posteriormente, se llevará a cabo un pan de bacheo en otras treinta vías, que no necesitan una actuación tan drástica.

Comentarios