Calendario solidario en Salas Altas

La Asociación de Mujeres Ballanzualas, de Salas Altas, mantiene por octavo año consecutivo la tradición del calendario solidario que pretende recaudar fondos para colaborar con la investigación contra el cáncer. El lema del año 2018 es "Mujeres de Salas Altas. Un pueblo vivo".

Los beneficios por la venta se destinarán al Grupo Español de Investigación del Cáncer de Mama (GEICAM) que ha promovido, desde 1995, la realización de más de 102 estudios donde han participado más de 43.000 pacientes con resultados que han tenido gran repercusión científica.

Los ocho calendarios solidarios publicados desde el año 2010 han sido un reto anual para las Mujeres de Salas Altas que han destinado la recaudación para el GEICAM, entidad a la que han brindado así todo su apoyo y solidaridad.

Los doce enclaves elegidos para las fotografías realizadas por José María Puig, se distribuyen entre piscinas municipales, aula del colegio, bar, panadería, farmacia, salón de plenos, biblioteca, vivienda de Turismo Rural Casa Domper, bodega Casa Mateu, almazara de La Unión, tienda Disbo y consulta médica. Todas ellas muestran bellos espacios cargados de un gran mensaje.

Las ventas del año 2017 dejaron 4.652 euros y desde el primer año se han recaudado más de 30.000 euros. En el próximo calendario de 2018, del que se editarán mil ejemplares por cuenta de Gráficas Alós (Huesca), han participado 87 mujeres de toda condición, con edades comprendidas desde los 16 años (edad mínima) a los 88 años de la vecina más veterana.

El tema de contenido del proyecto de este año se basa en el proyecto "Pueblos Vivos" del que forma parte el Ayuntamiento de Salas Altas, población a la que han llegado tres nuevas familias con ocho niños que han aportado sus ilusiones a la zona.

La portada seleccionada para abrir el calendario no deja de ser una imagen cargada de simbolismo: los niños y niñas del colegio de Salas Altas en el patio del recreo en el que generaciones de niños y niñas han jugado y han aprendido. Ellos como símbolo indiscutible de un futuro esperanzador. Porque ¿quién no ha oído eso de “cuando se cierra la escuela de un pueblo, el pueblo se muere”?. Por ello, no se podía haber elegido a mejores embajadores del calendario solidario 2018 que a los niños del colegio de Salas Altas. Con su dinamismo, alegría y sus sonrisas y fotografiados en el patio del recreo del colegio… son quienes abren el almanaque y vienen a simbolizar el futuro de la localidad pues ellos serán la nueva generación de vecinos y vecinas de Salas Altas.

Comentarios