Chía vuelve a reivindicarse como uno de los mejores territorios para el cultivo de la patata

Programa patata de Chía

La Feria de la Patata de Chía volvía a desarrollarse en la localidad ribagorzana este domingo. Un año más, el programa A Vivir Huesca se emitía, de 12 a 13 horas, desde Chía. La feria da por finalizada la cosecha de patata que, según Arturo Lanau, presidenta de la Asociación de Productores de Patata de Chía, ha sido muy buena. En la actualidad, siete familias del pueblo apuestan por la producción de esta tipo de patata.

La producción alcanza las 80 toneladas de patata de muy buena calidad, puesto que, añadía Lanau, aunque las lluvias han sido escasas legaban en el momento oportuno.

Se celebraba el mercado de artesanos y también la exposición ganadera en ‘Las Llagunas’, además de actividades infantiles con manualidades y juegos educativos relacionados con la patata. También se llevaban a cabo paseos a caballo a cargo del centro ecuestre ‘La Barana’ y tiro con arcos a cargo de los arqueros de Sabiñánigo.

La degustación gastronómica tenía lugar a partir de las de las 12.30 y, un año más, el encargado del guiso era el cocinero Antonio Arazo que, en esta edición, elaborará caldereta de tocino con patata de Chía.

La patata de Chía se puede adquirir en las provincias de Huesca, Zaragoza y Lérida, en formatos de 3 y 25 kilos. Desde la asociación agradecían la apuesta y el apoyo de los establecimientos del valle de Benasque, a este producto, y también al centro especial de empleo de El Remós, de la Asociación Guayente, que sigue encargándose del procesado y de la comercialización. Todo ello hace que se hable de una patata ecológica y sostenible. La información acerca de la comercialización se puede encontrar en la web patatadechia.es

La patata de Chía es una patata muy dura y con poca agua apta para cualquier uso culinario, características que se consiguen porque se cultiva a 1.200-1.500 metros de altitud y porque se trabaja con métodos tradicionales. Se trata de un cultivo que fue clave en el municipio en la década de los 60.

El reto de cara al próximo año es la transformación de la patata, por lo que, la apuesta en 2018, será tratar de dar con la fórmula que permita comercializar la patata de Chía durante todo el año.

Comentarios