El Día de la Iglesia Diocesana se celebrará el domingo 12 de noviembre, con el lema “Somos una gran familia contigo”

Con motivo de la celebración del Día de la Iglesia Diocesana, la Diócesis de Huesca da a conocer los datos económicos, que indican que cerró el ejercicio 2016 con unos ingresos de algo más de 4,5 millones de euros y unos gastos de casi 4,7 millones de euros, lo que arroja por tanto un resultado negativo de déficit para el conjunto de la Diócesis de 162.000 euros. Esto se debe, fundamentalmente, a las actuaciones extraordinarias que se han debido realizar en las parroquias que no son de mantenimiento ordinario y que se han acometido en este ejercicio con el remanente de años anteriores. La conservación de edificios y gastos de funcionamiento ha supuesto algo más de 1 millón de euros. En este apartado, la diócesis se encuentra por debajo de la media nacional (7,10 % frente al 9,00 %).

Solo el 26,98 % de los ingresos que se mueven en la Diócesis proceden de la Asignación Tributaria Voluntaria en el IRPF que hacen cada año, libremente, quienes señalan en su Declaración de la Renta la X a favor de la Iglesia Católica. La cifra alcanza un total de 1,2 millones de euros. El resto procede de otras aportaciones voluntarias de los fieles y de quienes valoran la labor de la Iglesia (1,8 millones de euros), así como de colaboraciones de otras entidades para proyectos específicos. Los otros ingresos corrientes supusieron 1,1 millones de euros. Por último, los ingresos de patrimonio y otras actividades, 305.000 euros.

La mitad del dinero que se recibe se emplea en acciones pastorales y asistenciales, 2,3 millones de euros y un 49,56 % que casi duplica la media nacional (26 %) gracias sobre todo a la gran acción social que desempeña Cáritas Diocesana de Huesca y también Manos Unidas Huesca, Misiones y demás actuaciones diocesanas.

El sostenimiento de los sacerdotes, incluida su Seguridad Social, supone solo un 12,43 % de los gastos, 583.000 euros. La Diócesis cuenta con 66 sacerdotes incardinados y residentes en Huesca, 12 residentes en el resto de España y uno en Roma. Uno fue ordenado en 2016 y cuatro fallecieron. Asimismo, suma 18 sacerdotes religiosos, 177 religiosas y cuenta con un total de 211 parroquias. En 2016 se celebraron 352 bautizos, 444 comuniones, 189 confirmaciones y 115 matrimonios, mientras que los centros asistenciales y programas atendieron a 19.338 personas.

En lo que respecta a la Administración Diocesana del Obispado de Huesca, el balance ofrece un superávit de 4.300 euros debido a unos ingresos de 1.558.000 euros y a unos gastos de 1.554.000 euros.

Comentarios