Educación lanza la mayor oferta de empleo de su historia para Secundaria y FP y un ambicioso plan de estabilización del profesorado

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón convocará en 2018 un total de 763 plazas para docentes de los cuerpos de Secundaria y Formación Profesional, la mayor oferta de empleo para estos cuerpos desde la transferencia de las competencias. La Mesa Sectorial de Educación ha aprobado por unanimidad esta oferta, que supondrá convocar puestos en 23 especialidades y responde al compromiso del Departamento para mejorar la estabilidad de las plantillas de los centros.

El objetivo del Departamento es llegar al final del periodo de estabilización (finales de 2019) al 8% de interinidad. Para ello se ha establecido un calendario de ofertas de empleo para convocar oposiciones hasta 2022 y se ha propuesto al Ministerio la eliminación de la tasa de reposición y la ampliación del periodo de cálculo de la tasa de a los años 2017 y 2018 (actualmente, según norma estatal, el cálculo se hace solo de los años 2014, 2015 y 2016).

En esta línea, se ha dado un paso más en el camino hacia la estabilidad del empleo aprobando nuevos incentivos para aquellos puestos con mayor tasa de interinidad. La realidad de Aragón –con una concentración de la población en las capitales, en especial en Zaragoza- se refleja en las aulas. Y esto se traduce en que hay centros, sobre todo rurales, con un porcentaje más elevado de interinidad y de rotación del personal curso tras curso.

Por esta razón, los interinos que desempeñen su trabajo en puestos o centros públicos de especial dificultad tendrán una puntuación extra que les servirá para la baremación. El objetivo es que la estabilidad redunde en la calidad educativa. Esta medida será el primer paso de otras que acompañarán a una estabilidad en el puesto de trabajo en determinados centros de difícil provisión.

Hay que recordar que el Departamento de Educación, Cultura y Deporte ha catalogado los puestos de especial dificultad -que no habían sido modificados desde hace 26 años- para dar un reconocimiento a los docentes que desempeñen allí su labor. Esta medida se ha negociado durante un año y recoge al menos 500 puestos, lo que supone multiplicar por más de diez los existentes. De esta manera, se responde a la realidad actual de Aragón. La iniciativa repercute sobre todo en el medio rural y la catalogación de los puestos será dinámica y se revisará cada año.

Comentarios