Rubén Moreno, nuevo director del Festival de Cine de Huesca

Rubén Moreno ha sido presentado como nuevo director del Festival Internacional de Cine de Huesca. Moreno, gerente de la Fundación Anselmo Pié y una de las personas más activas dentro del panorama cultural de la ciudad de Huesca, sustituirá en el cargo a Azucena Garanto. “Llegar a la edición 50 con una salud de hierro” es la meta del nuevo director cuyo trabajo empieza ya y se prolongará hasta que el festival celebre sus bodas de oro.

Ramón Lasaosa, presidente de la Fundación Festival Internacional de Cine de Huesca, daba las gracias a la anterior organización con Azucena Garanto y Jesús Bosque y presentaba a Rubén Moreno como el perfil ideal para dirigir el certamen

El nombramiento del nuevo director era el resultado de los proyectos que recibía la Fundación y que, en el caso de Moreno, quieren seguir una línea continuista con respecto a su predecesora. El nuevo director reconocía que se suma al proyecto al cien por cien y con ambición

Jorge Puertolas seguirá de subdirector y en las tareas de comunicación y el equipo será el mismo que en los últimos años, equipo con el que Moreno piensa reunirse ya en los próximos días .El nuevo responsable del Festival cuenta con una extensa trayectoria en el mundo de la cultura y tampoco es ajeno al mundo cinematográfico. Su capacidad de trabajo más que demostrada lo avala la programación cultural del Teatro Olimpia

El Festival Internacional de Cine se ha convertido por derecho propio en uno de los referentes culturales, no solo de Huesca sino de todo el país. En su pasada edición, la número 45, la cita fílmica congregó un total de 7.816 espectadores, una cifra récord en la última etapa del certamen que ratifica el éxito de una ambiciosa apuesta a nivel de programación. Uno de los grandes objetivos de la cita era la ampliación de públicos y los datos muestran unos resultados por encima de las expectativas, un crecimiento del 33% en tan sólo dos ediciones marcado por hitos tan destacados como el lleno del Teatro Olimpia en la entrega de los Premios Luis Buñuel (que recayeron en Costa-Gavras y Álex de la Iglesia), alcanzar la barrera de las 200 personas en alguna de las sesiones de cortos o la gran afluencia a las exposiciones, que en esta edición se convertían (como es el caso de la muestra de fotografía de gran formato: “Platea”), en un potente reclamo.

Desde la organización, otro eje fundamental es el de abarcar al mayor número de colectivos que conforman la sociedad y por ello algunas actividades como “Mayores al Festival” o “Niños al Festival” se han convertido en estandartes del programa, al igual que las colaboraciones con CADIS o el Instituto Aragonés de la Mujer, que abren una gran oferta cultural destinada a todos los públicos. Los cortometrajes son la esencia del certamen y como tal, la organización los cuida al máximo; un cuidado que está refrendado por cerca de 3.000 espectadores, lo que supone casi el 40% del total, dando clara muestra de que es la base a nivel organizativo y de público.

En el apartado de la repercusión mediática, el certamen mantiene una fuerte presencia en espacios nacionales de radio, televisión e internet con más de 720 impactos y un centenar de entrevistas. El número de periodistas acreditados también crece, pasando de los 65 en 2016 a los 81 en este 2017. Destaca el fuerte impacto internacional en países como México, Grecia, Venezuela, Chile, Rumanía o Uruguay, donde se han dedicado múltiples espacios informativos a la actualidad del Festival.

Comentarios