PP, PSOE, PAR y C’s vuelven a reclamar informes para la unión de estaciones

No es la primera vez pero el Pleno de las Cortes ha aprobado una propuesta para instar al Gobierno de Aragón a que “impulse a la mayor brevedad posible cuántos informes sean necesarios para poder determinar cómo realizar y de qué forma poner en marcha” la unión de estaciones de esquí. Se refiere la propuesta a la unión física mediante remontes de Formigal, Candanchú y Astún.

Los votos de los diputados de PSOE, PP, PAR y Ciudadanos aprobaban un texto del PP, enmendado por el PSOE, que hace especial incidencia en “los análisis de impactos ambientales, urbanísticos y trámites previos a la materialización de la unión”. Podemos, CHA e IU han votado en contra.

El popular Javier Campoy exponía la propuesta durante un debate en el que también participaban la socialista Olvido Moratinos, Andoni Corrales por Podemos, Lucía Guillén desde el PAR, Jesús Sansó por Ciudadanos y para exponer la postura del Grupo Mixto Gregorio Briz (CHA). El texto, finalmente, ha sido el siguiente:

“Las Cortes de Aragón instan al Gobierno de Aragón a qué impulse a la mayor brevedad posible la solicitud de cuántos informes sean necesarios a los organismos competentes para poder determinar cómo realizar y de qué forma poner en marcha las actuaciones necesarias para llevar a cabo la unión de las estaciones de Esquí de Candanchú, Formigal y Astún; sobre todo los que afectan a análisis de impactos ambientales, urbanísticos y trámites previos a la materialización de la antedicha unión.”

Para el diputado popular Javier Campoy, este proyecto sería “la mayor apuesta por el empleo y la economía, sobre todo en la provincia de Huesca”, de esta legislatura. En su explicación de motivos justificaba la unión de Astún con Formigal, así como la que se proyecta entre la estación de Candanchú y el pueblo de Canfranc Estación como forma de “asegurar una oferta atractiva en cualquier momento de la semana, con pistas más anchas y una mejor distribución del tráfico y una accesibilidad garantizada en cualquier condición meteorológica.”

Se trata, explicaba, de “un paso decisivo para convertir las estaciones de Candanchú, Formigal y Astún, en el Pirineo Aragonés, en el mayor dominio esquiable de Europa.” Un proyecto imprescindible, decía, “para seguir potenciando un sector que supone más del 10% del PIB en Aragón y para competir con la oferta de estaciones como las de Baqueira, Sierra Nevada o Andorra. Es, además, un paso real contra la despoblación y una “apuesta decidida por el turismo”.

Se calcula que la unión conseguiría una oferta de más de 200 kilómetros esquiables.

Comentarios