La economía aragonesa crecerá un 2,5% en el conjunto de 2018

El Departamento de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón prevé que el crecimiento real del PIB en Aragón en 2018 se sitúe en el 2,5%, de acuerdo con el escenario previsto para los próximos meses. El ritmo de actividad seguirá afianzando la recuperación de la economía aragonesa de los últimos años y consolidando la fase de crecimiento actual. El comportamiento de la economía regional durante el primer semestre del año 2017 fue mejor de lo esperado y, en general, los indicadores parciales de actividad disponibles hasta el momento para Aragón muestran una continuación del dinamismo durante el verano, con cierta tendencia a la aceleración de sus componentes en el tercer trimestre de 2017, amparada por el dinamismo del mercado de trabajo, del sector exterior y de las favorables condiciones financieras.

Esta continuación de la fase de expansión de la actividad económica regional durante el último tramo del año, permitirá alcanzar a la economía aragonesa un crecimiento medio en torno al 2,9% en el conjunto del año 2017. De esta forma, el PIB en términos nominales de la Comunidad Autónoma superaría los registros previos a la crisis económica, rebasando por primera vez en estos últimos años los niveles de renta regionales alcanzados en el año 2008.

En referencia al ejercicio 2018, y coincidiendo con lo que se espera para el conjunto de España, las previsiones de crecimiento de la economía aragonesa muestran una ligera desaceleración en su fase de expansión. Ello respondería al progresivo agotamiento de algunos factores externos coyunturales dinamizadores de los que viene disfrutando la economía regional. Asimismo, Aragón se enfrentaría al menor impulso esperado de la economía nacional, en parte resultado del impacto negativo generado por la actual situación política en Cataluña.

De forma similar al contexto nacional, el crecimiento económico aragonés es sostenible porque, gracias a los cambios estructurales y la positiva evolución del mercado de trabajo, éste se ha producido sin generar tensiones de precios. Respecto a la vertiente de la producción, se espera que en 2018, y por tercer año consecutivo, todos los sectores productivos contribuyan positivamente al crecimiento regional. El sector servicios continuaría liderando el avance apoyado por el dinamismo de la industria manufacturera y el sector de la construcción.

En el mercado laboral, el crecimiento de la economía aragonesa durante el próximo año continuará siendo intensivo en creación de empleo, permitiendo un nuevo aumento de la ocupación, lo que situaría la tasa de paro (EPA) en torno al 10,0% para el conjunto del año. Por su parte, se espera que el aumento del empleo sea ligeramente inferior al crecimiento real del PIB, lo que se traducirá en un avance de los niveles de productividad aparente del trabajo en términos reales en Aragón.

En definitiva, durante el año 2018 el ritmo de actividad seguirá afianzando la recuperación de la economía aragonesa iniciada a principios de 2014, y que se ha intensificado gradualmente consolidando la fase de crecimiento económico de la región.

Comentarios