El comercio oscense mira a su futuro

Asociación Comercio Huesca

La Asociación de Comerciantes de la ciudad de Huesca está de enhorabuena. Este sábado celebraban sus bodas de plata con una gala en el Teatro Olimpia en la que se homenajeaba a cuatro de los asociados ya jubilados y que son figuras representativas del sector, como Antonio Calvo, de la Reina de las Flores, Vicente Plana, de Foto Vicente Plana y Ángel Mompradé y Lourdes Viñuales, de Pescados Mompradé. Sus proyectos han contribuido a hacer ciudad a lo largo de estos años. Pero el comercio mira ahora a su futuro y el papel que ejerce en la capital altoaragonesa.

Queda mucho por caminar. En primer lugar desde el Ayuntamiento de Huesca. Los altos precios de locales para alquiler en el casco urbano, especialmente en las calles más céntricas, es una de las principales preocupaciones. Sin embargo, los entes locales no pueden hacer nada para remediarlo, en palabras de Pilar Novales, concejal de Desarrollo del consistorio oscense.

Amplitud de miras. Esto es lo que piden los comerciantes a la clase política para construir de forma sólida un proyecto de ciudad que permita avanzar y adaptarse a las circunstancias que sobrevengan.

Los modos de consumo cambian constantemente. El pequeño comercio se encuentra, en ocasiones, como principal aliado a las nuevas tecnologías, y otras veces como un competidor en desigualdad de condiciones. Sin embargo, la adaptación y convivencia es irrenunciable. No es el futuro, sino el presente. Cada vía con sus ventajas y desventajas.

Por lo tanto el futuro del comercio como dinamizador del tejido empresarial y social de una ciudad y de su desarrollo local es indiscutible. Buscar los métodos y los posibles incentivos para que Huesca ejerza como “capitalidad” del comercio en la ciudad, resaltando el matiz que el comerciante Francisco Barreña puntualizaba en los micrófonos de Radio Huesca abordando la situación del sector en la actualidad.

Comentarios