El PP pide que las obras de Ramón y Cajal empiecen en la conexión con el Coso

Coso Bajo taxis Santo Domingo Huesca

El grupo 'popular' en el Ayuntamiento de Huesca ha instado al tripartito a comenzar la obra de Ramón y Cajal por la fase que se inicia en Santo Domingo en lugar de hacerlo por la rotonda del Isuela, ya que esto permitiría continuar la urbanización del Coso Bajo, “una zona peatonal que Luis Felipe mantiene olvidada por simple inquina. Es incapaz de asumir un proyecto iniciado por el PP aunque eso implique el perjuicio de la ciudad”.

Los ‘populares’ argumentan varias razones para defender ese criterio. Para empezar, “ha quedado completamente demostrado el beneficio comercial, estético y estratégico de la reurbanización de los cosos”. Además, consideran “la lógica práctica constructiva y de sentido común” completar la unión peatonal del Coso Bajo con la avenida Ramón y Cajal en la fase de la zona de Santo Domingo”. En términos económicos, la zona de Ramón y Cajal en la que se va intervenir primero tiene un coste de 2,8 millones de €. El PP plantea comenzar por la fase de Santo Domingo, que tiene un coste de 1,7 millones de €, y con el 1,1 millones de € de diferencia, continuar con los cosos.

Gerardo Oliván explica que “Luis Felipe, el alcalde que prometió que los coches volverían a circular por las Cuatro Esquinas, solo tiene razones personales para completar una obra respaldada por un consenso histórico en Huesca. Nunca tantas asociaciones y colectivos habían estudiado y adoptado una decisión que fue vinculante para el gobierno ‘popular’. Sencillamente, Luis Felipe siente inquina hacia el PP oscense y no puede asumir ninguno de sus proyectos, aunque tuvieran el mayor consenso de las últimas décadas”.

Para El PP, la obra de Ramón y Cajal es muy necesaria, “pero el único motivo de empezar por la parte más alejada del Coso Bajo, la más costosa, es no afrontar la continuidad de las obras iniciadas en el anterior mandato, algo que no tiene justificación alguna.

“Felipe —continúa Oliván— es capaz de sacrificar los beneficios del comercio y la atracción turística en el empeño de dejar un huella personal. Su obsesión sería casi cómica de no suponer una agresión al desarrollo de la ciudad”.

ASÍ ES EL PROYECTO DE RAMÓN Y CAJAL

Comentarios