Cáritas Huesca grita 'Nadie sin hogar'

Día sin hogar Cártias Huesca

La campaña de Cáritas Diocesana con motivo del Día Internacional de las Personas Sin Hogar llegaba este jueves a la tradicional concentración con más de cien personas en la plaza de Navarra de la capital altoaragonesa. El objetivo es visibilizar a un colectivo al que no se tiene en cuenta y se vulnera su derecho a una vivienda digna.

Unas 40.000 personas en España viven en la calle o en recursos residenciales de todo tipo. A ello hay que sumar aquellos que residen en viviendas inseguras o inadecuadas. Se trata de un problema “muy grave”, en palabras del secretario General de Cáritas Diocesana de Huesca, Jaime Esparrach, porque la falta de un hogar implica que el resto de facetas necesarias para una vida digna tampoco están cubiertas.

Cáritas Huesca ha atendido durante este 2017 a 850 personas en los diferentes proyectos del Programa de Personas Sin Hogar de Cáritas Diocesana de Huesca. La previsión es que hasta final de año se alcancen los mil atendidos, en la misma línea de años anteriores. Reivindican mayor impulso desde las administraciones para las viviendas de alquiler social.

Entre los servicios que ofrece Cáritas hay cuatro viviendas de acogida, un taller ocupacional y el Centro de Día para personas sin hogar.

Esta campaña de Cáritas Diocesana por las personas sin hogar lleva 25 años realizándose. En esta ocasión, en Huesca se llevaba a cabo un acto simbólico en el que “se inauguraba”, en sentido figurado, la calle denominada ‘Nadie debería vivir sin hogar’. Se trataba de un cartel que ilustraba la calle que desde Cáritas proyectan como un deseo, y sin perder la esperanza continuarán reivindicándolo.

 

Unas cien personas, entre técnicos, voluntarios, participantes y oscenses, se concentraban este jueves para denunciar estas injusticias y poner voz a estas personas. Para ello, se ha reproducido la imagen del cartel de la campaña de este año, escenificando la inauguración de la calle ‘Nadie debería vivir en la calle’, con unas palabras que ha pronunciado la directora de Cáritas Diocesana de Huesca, Pilar Polo.

 

Además, entre todas las personas tejían, con un ovillo de lana, una tela de araña, al mismo tiempo que entonaban la canción ‘Color Esperanza’ de Diego Torres. El acto concluía con la lectura de un manifiesto en el que se ponía de manifiesto “en valor el recorrido realizado, apostando de lleno por la dignidad y derechos de miles de personas en situación de sin hogar. Así llevamos 25 años, aclamando el Derecho a un alojamiento digno”.

 

Durante 2017, se atendieron a unas 850 personas desde los diferentes proyectos del Programa de Personas sin Hogar de Cáritas Diocesana de Huesca. Y actualmente en España, aproximadamente 40.000 personas no tienen un hogar en nuestro país. Una cifra que se dispara al hablar de aquellas personas que residen en una vivienda insegura (3,6 millones) o inadecuada (5 millones).

Comentarios