La tabla de Sijena llega al Museo de Zaragoza, donde será custodiada

tabla sijena presentación de Jesús en el Templo

El Museo de Zaragoza custodia en depósito la tabla ‘La presentación de Jesús en el Templo’, procedente del retablo del altar mayor de Sijena y obra del denominado Maestro de Sijena, que ha sido trasladada por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil desde una sala de subastas de Barcelona.

La tabla había salido a subasta y el Gobierno de Aragón se personó el 8 de noviembre en el Juzgado de Instrucción Nª 6 de Barcelona, una vez que este juzgado hiciera un ofrecimiento al Ejecutivo para que iniciara acciones en la causa. El mismo juzgado notificó que la tabla se llevaría al Museo de Zaragoza.

La consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez, ha recordado hoy que un equipo de técnicos se desplazó a la sala de subastas de Barcelona para inspeccionar la pieza y comprobar su estado y su veracidad.

La tabla ‘La presentación de Jesús en el Templo’ es un óleo sobre tabla de principios del siglo XVI de unas dimensiones de 169x128 centímetros. En ella aparecen en primer término las figuras de San José y la Virgen con el niño y, tras ellos, un grupo de personajes en los que destaca la figura del sumo sacerdote. La escena se desarrolla en un interior gótico con arcos apuntados y bóvedas de crucerías.

La consejera ha recordado que el Gobierno de Aragón tiene una sensibilidad exquisita con el patrimonio –tangible e intangible-porque es conscientes de que es el conducto para vincular a los aragoneses con su historia, porque encarna el valor simbólico de la identidad cultural y es clave para conocernos, entendernos y establecer relaciones.

En esta línea se ha actuado con los bienes de Sijena que se encuentran en el Museo de Lérida y que Cataluña todavía no ha devuelto. De hecho, los servicios jurídicos del Gobierno de Aragón han solicitado en 11 ocasiones el cumplimiento estricto de la sentencia y la actuación de la Policía Judicial para que las obras regresen al Real Monasterio de Santa María de Sijena.

Comentarios