Un minuto maldito condena al Huesca en Granada

Granada SD Huesca partido fútbol

Dos goles del Granada, en apenas un minuto en la primera mitad, dieron al traste con las opciones de la SD Huesca que terminaba perdiendo por 2-0 y acababa con la racha de diez jornadas sin perder. Joselu y Machis hicieron los dos tantos de los granadinos. No fue el día y, como decía Rubi al final, hay que “resetear” y es que a pesar de la derrota los azulgrana siguen líderes al frente de la clasificación.

Se vio la peor versión del Huesca que encajó goles con desajustes defensivos, algo poco habitual, y que no tuvo mordiente en ataque. Es cierto que la lesión del Cucho, con un esguince de tobillo, condicionó mucho ya que tuvo que ser sustituido en la recta final del primer periodo.

El Granada salió dispuesto a no ceder nada al Huesca y esperó su oportunidad para que Joselu marcara el 1-0 en el minuto 33’. Sin tiempo para reaccionar llegó el 2-0, obra de Machis, que ponía el partido cuesta arriba para los de Rubi que no tuvieron respuesta. Este tanto pudo venir de una falta no señalada a Akapo y que protestaron los azulgrana.

Es cierto que no se puede reprochar nada al equipo por su entrega durante los 90’, pero se falló mucho en los pases y las imprecisiones llevaron a que el Huesca no tuviera ni opción. Solamente al final hubo alguna ocasión, pero sin fortuna de cara a la portería contraria.

Rubi apostó por Rescaladani arriba, pero el argentino tampoco aprovechó su oportunidad. Los cambios con la entrada de Chimy Ávila, por el lesionado Cucho, y luego de Alex Gallar y Camacho, no cambiaron mucho el panorama. Los oscenses apuraban el encuentro con intentos e intentos, pero todos fallidos. No fue una cuestión individual, más bien de grupo, ya que poco o nada se puede salvar.

Para colmo de males fue expulsado Ferreiro por doble amarilla. La segunda la vio en la última acción del choque por entender el colegiado que había simulado una acción que más bien parecía penalti. El Cucho vio la quinta amarilla, así que además de la lesión tampoco estará en el siguiente encuentro, como sucederá con el gallego.

Un día maldito por tanto para el Huesca que, no obstante, continúa como líder en la clasificación por tercera semana consecutiva. Ahora hay que recuperarse rápido ya que el sábado llega el Córdoba, uno de los últimos clasificados, donde los azulgrana intentarán recuperar su solidez.

Se acabó una racha de diez jornadas sin perder y además se encajaron dos goles que hacen pensar que el Huesca vuelve a la tierra tras unas semanas donde todo había salido perfecto.

Comentarios