Defensa trabaja con la idea de reabrir en enero el cuartel de Huesca con una unidad avanzada

Cuartel Sancho Ramírez Huesca

A la espera de que hable el Boletín Oficial del Estado, confirmando la llegada a Huesca de la División Castillejos, se están dando los pasos necesarios para ir adaptando a los plazos la llegada de los mandos y tropa. En enero de 2018 llegará al antiguo Sancho Ramírez una unidad de las denominadas “avanzadas” que será la que empiece a poner en marcha las instalaciones de la primera fase.

Al frente de la División, como ya se conoce, se encuentra el general de división Fernando García González-Valerio, originario de Graus y nacido en Barbastro, que se desplazará al Sancho Ramírez con su Estado Mayor, desde el acuartelamiento Teniente Muñoz Castellanos, en la zona oeste de Madrid, en la avenida Extremadura. Una vez publicado el Decreto, deberán salir las condiciones de traslados para venir a Huesca para el personal de tropa y, sobre todo, para los mandos.

La llegada de la División Castillejos conllevará el traslado a Huesca de un número importante de militares, gran parte de los cuales serán mandos: oficiales y suboficiales. Todavía no se ha determinado el número exacto. Muchos de ellos ya han empezado a interesarse por el precio de las viviendas y alquileres en Huesca. El personal conocido como de “servicios” va a ser el primero en incorporarse a principios del próximo año. La USAC que en su día apoyaba al Sancho Ramírez con 50 personas militares mandadas por un teniente coronel, además de doce civiles, vuelve a activarse.

A las actuales instalaciones, que hay que añadir las 16 hectáreas que se añadirán, entre las que hay terrenos de propiedad municipal, pero también de particulares. Para ello se esta trabajando en coordinar como queda la zona para ubicar la División.

Comentarios