La DPH centra su presupuesto en seguir ayudando a los pueblos más pequeños

Miguel Gracia

Reforzar el apoyo a los ayuntamientos, tanto con el mantenimiento de las ayudas y planes ya consolidados como el impulso a otras nuevas, y contribuir en la medida de sus posibilidades a mantener e incluso atraer población en el medio rural a través de diferentes iniciativas son los dos ejes principales de los presupuestos de la Diputación de Huesca para el próximo año. Saldrán adelante sin ningún voto en contra, simplemente con la abstención del Partido Popular.

La cifra asciende a 72 millones de euros y se aprobarán en el pleno previsto este jueves para que puedan ser efectivos a partir del uno de enero. El presupuesto inversor alcanza casi el 43% del total, casi el 90% de las inversiones se financian con fondos propios.

Una de las novedades es la integración en una única convocatoria varias líneas de ayuda destinadas a los ayuntamientos más pequeños, alcanzará los 12 millones de euros, con el objetivo de facilitar su solicitud y tramitación, además de destinar recursos a otras necesidades.

Otro de los planes que revierte de forma directa en los ayuntamientos es el Plan de Concertación Económica, con una consignación de 2,5 millones para sufragar gasto corriente derivado de servicios o prestaciones municipales. El Programa de Eficiencia Energética tendrá una dotación de tres millones de euros.

En cuanto a los retos de 2018, el demográfico sigue siendo uno de los más importantes, para ello se hace una apuesta importante para llevar la banda ancha a toda la provincia, con una inversión de seis millones de euros. Va a continuar la restauración de la Cartuja Nuestra Señora de la Fuentes, con 1,2 millones presupuestados y una ambiciosa exposición en torno a Bayeu.

Hay que sumar los 6,5 millones para mejorar carreteras provinciales y accesos, además de otras líneas importantes como el compromiso social con el que sigue la institución, estudios de posibilidad de nuevos cultivos, como se hizo en su día con la trufa, u otras líneas en áreas de Educación, Turismo, Medio Ambiente o Innovación Local. En cuanto a la deuda, la previsión es amortizar hasta tres millones de euros para quedar en 3,5 millones, cuando en el año 2002 era de 60 millones. El ahorro supera los 27 millones de euros, aunque la crítica es que no se pueden invertir en el territorio.

Comentarios