Huesca, en busca de la gran inversión que no llega

Plhus

La ciudad de Huesca perdió más de mil empleos en la crisis que azotó a la ciudad en los años 90. Desde entonces, ninguna empresa industrial con sede en la capital cuenta con más de 100 trabajadores. El desarrollo económico de la provincia sigue centrándose en la zona oriental, mientras que los principales destinos turísticos quedan al norte de la misma. La capital es una ciudad de servicios cuya ocupación mayoritaria pasa por el empleo público, la hostelería o el comercio.

 

Y parece que esa es la tónica que va a seguir la ciudad, de modo que, el principal repunte económico de Huesca en los próximos años, puede ser la reapertura del cuartel Sancho Ramírez, es decir, más empleo público.

 

Mientras otras poblaciones como Monzón o Fraga consiguen que inversores foráneos pongan sus ojos en ellas, Huesca no logra convencer de las bondades de la ciudad y de su posición estratégica.

 

Así, son empresas ya asentadas en la capital las que van ocupando las parcelas de la  Plataforma Logística.

 

La más importante, Gaypu, un proyecto que ha sabido aprovechar del conocimiento de empleados que pasaron por factorías de construcción de maquinaria elevadora para crear una verdadera industria productiva de valor añadido.

 

Otra empresa, Transportes Callizo, también ha anunciado su traslado a Plhus, con la consiguiente inversión y aumento de plantilla.

 

Así mismo, diferentes concesionarios de vehículos también estudian su traslado a Plhus.

 

Por otro lado, desde el Ayuntamiento de Huesca se ha puesto en marcha un ambicioso plan de empleo con el objetivo de reactivar el sector productivo.

 

Uno de los objetivos de dicho plan, liderado por el grupo Cambiar Huesca, es conseguir impulsar un sector agroalimentario de transformación.

 

En una zona eminentemente cerealista como la Hoya de Huesca solo las harineras han sabido sobrevivir en el capítulo transformador. Así Harineras Villamayor sería la mayor industria de la Comarca en este momento. Ubicada en Plasencia del Monte, da trabajo a más de 100 personas.

 

Por otro lado, la gran producción ganadera que supone la cría del cerdo en la Hoya, es transformada fuera. O en Lérida, Zuera o Ejea de los Caballeros, por lo que el valor añadido de la ganadería intensiva también se va fuera, ya no solo de la comarca, sino de la provincia.

 

Comentarios