CCOO denuncia el desmantelamiento del servicio público de conservación de carreteras aragonesas

CCOO Aragón ha denunciado el desmantelamiento y la falta de atención de los 5.500 kilómetros de carreteras que hay en la comunidad autónoma aragonesa. Responsabiliza al Gobierno de Aragón por la falta de inversión en la renovación de maquinaria y la precariedad laboral que soporta la plantilla de profesionales del sector público que se dedican a esta labor y abre la puerta cada vez más, al sector privado. “Una conservación de las carreteras que es fundamental para la vertebración del territorio y el derecho a la movilidad de todos los aragoneses y aragonesas”, afirma Francisco José González, Secretario General de la sección sindical de CCOO en la DGA.

El sindicato denuncia el proceso de privatización que está sufriendo el sector de mantenimiento y conservación de las carreteras aragonesas. Se ha pasado en el año 2012 a dedicar 12 millones de euros a la conservación con empresas privadas, al presente año con 34 millones de euros. El sindicato asegura que la legislación obliga a que las empresas privadas cubran las carencias de la administración pública. Por ello, no entiende la dejadez de la administración con su personal y maquinaria que favorece la entrada del sector privado. Las tareas que realizan actualmente las empresas privadas no son de especial cualificación, hacen exactamente lo mismo que hacen los trabajadores y trabajadoras del Gobierno de Aragón, afirmaba José González que defiende la labor profesional y de calidad que realizan los trabajadores/as públicos y el ahorro que le supone a la administración, utilizar sus propios medios y no contratar a empresas del sector privado.

En cuanto a la situación de precariedad laboral que afecta a la plantilla, González expone que hay 23 centros de trabajo abiertos, distribuidos por todo el territorio, con personal cualificado pero cuentan cada vez con menor número, con más personal interino y con menos maquinaria. Y es que en los últimos siete años, CCOO afirma que se han perdido siete puestos de trabajo y se ha aumentado la temporalidad de un 26%, en el año 2010, al 41%, en el año 2017. La precariedad también afecta a la maquinaria y vehículos destinados a este fin.

El sindicato propone un modelo que estabilice el empleo, acabe con la temporalidad y reorganice la plantilla en el territorio aragonés: 14 cuadrillas en Huesca y la provincia de Teruel, y 15 cuadrillas en Zaragoza. Lo que haría un total de 363 trabajadores y trabajadoras dedicadas a este fin. En cuanto a laborales de explotación, el sindicato expone que serían necesarios 6 equipos por cada provincia aragonesa, lo que supondría que 14 trabajadores/as se dedicarán a esta labor. También sería necesario un taller en cada provincia que facilitaría el trabajo a 36 personas. En total, la propuesta del sindicato solo supondría la contratación de 20 nuevos puestos de trabajo, frente a los 45 puestos de trabajos externalizados a través del contrato servicios de conservación. CCOO opina que los 17 millones de euros que se gasta cada año el Gobierno de Aragón, en dos años, podríamos comprar maquinaria para los 23 parques e incrementar la plantillas en 20 personas más.

Comentarios