UGT señala los despropósitos en prevención y gestión forestal como causa del incendio de Torre la Ribera

El sindicato UGT considera que el incendio que se declaró el domingo en Torre la Ribera no hace sino constatar que el operativo de extinción de incendios forestales del Gobierno de Aragón se está desmantelando sin seguir un criterio de protección real  del monte y de la realidad del cambio climático sin mantener activas las brigadas forestales.

En un año extremadamente seco, en el que ha sido necesario prorrogar sucesivamente la época de peligro por incendio forestal hasta finales de noviembre, los periodos de contratación de las cuadrillas forestales venían predeterminados desde el inicio de la campaña en primavera. Se da la paradoja, apuntan desde UGT, que con unos presupuestos incrementados en más de 3 millones de euros, que la empresa pública SARGA debía invertir en mejorar el operativo de incendios, ha sido utilizado en prorrogar contratos de los que habitualmente combaten los incendios forestales, pero sin que puedan acudir a sofocar incendios forestales, trabajando únicamente en tratamiento silvícolas preventivos de lunes a viernes.

UGT denuncia que sólo la cuadrilla helitransportada de Alcorisa y dos retenes terrestres situados a más de cuatro horas del incendio para atender los incendios forestales de la geografía aragonesa han actuado en este incendio. Y el personal funcionario (Agentes para la Protección de la Naturaleza y técnicos forestales) trabajando sin vehículos dignos, sin medios materiales para la extinción y sin organización adecuada ni suficiente de los turnos de guardia.

El cambio climático ha dejado de ser una conjetura para los científicos y las consecuencias de esa realidad es que a nivel de incendios forestales se habla ya de una 6ª generación de incendios forestales. Las 300.000 hectáreas ardidas este verano en Portugal, los incendios de Galicia y la cornisa cantábrica de este otoño, o este incendio en el Pirineo de Huesca con temperatura ambiente bajo cero son ejemplo de este cambio. El Gobierno de Aragón, dicen desde el sindicato, debe reaccionar con prontitud y desestacionalizar  la extinción de incendios forestales. Estos ya no se producen sólo en verano y su virulencia es imprevisible.

El operativo del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, dirigido por su personal funcionario, debe estar preparado para hacer frente a este tipo de emergencias los 12 meses del año como se establece en la Ley de Montes de Aragón, con los turnos de guardia necesarios para asegurar la atención 24 horas los 365 días del año y sin desligar prevención y extinción.

Comentarios