La Agrupación Astronómica de Huesca presenta el libro "Aragón en el Sistema Solar"

Con textos de Carlos Garcés, historiador y miembro de la Agrupación Astronómica, y una importante selección de imágenes, el libro titulado Aragón en el Sistema Solar se presentará este lunes a las 8 de la tarde, en el salón de actos de la DPH. Esta obra recorre los lugares relacionados con Aragón que existen en planetas, satélites y asteroides.

Aragón en el sistema solar es una obra de raíces altoaragonesas. En primer lugar, porque ha sido escrita en Huesca, por miembros de su Agrupación Astronómica. Pero también, porque lo son casi la mitad de las referencias que se encuentran en él. Aparecen los Pirineos, el río Gállego, el embalse de la Sotonera, Chía, personajes como Miguel Servet o Félix de Azara, los orígenes altoaragoneses de Santiago Ramón y Cajal o el mapa de la Luna que se conserva en Huesca.

En la Luna, por ejemplo, hay unos Montes Pirineos, mucho más antiguos que los de la Tierra. A lo largo del sistema solar encontramos de hecho numerosas presencias aragonesas, algunas realmente llamativas. Está por triplicado el río Ebro, pero también han ascendido a los cielos el río Gállego y, de manera aún más sorprendente, el embalse de la Sotonera. Figuran Zaragoza y Teruel, y se ha afincado en Marte la localidad pirenaica de Chía.

Encontramos asimismo en el sistema solar varias de las personalidades más relevantes que han nacido o vivido entre nosotros: el romano Marcial y el musulmán Avempace; el rey Alfonso V el Magnánimo, de la mano además de Shakespeare; Miguel Servet; Félix de Azara y Francisco de Goya; Santiago Ramón y Cajal y Miguel Antonio Catalán. Y un científico francés, François Arago, de apellido Aragón (sólo que en catalán, Aragó, y sin acento, Arago, por haber nacido en Francia), tiene presencia en la Luna y Marte, en un asteroide y en los anillos de Neptuno.

Y aparecen, por último, otros singulares materiales aragoneses, como un espléndido mapa de la Luna de 1748, conservado en la Biblioteca Pública de Huesca; un grabado en el que se halla representado el universo geocéntrico, que publicó en 1551 el monegrino Martín Cortés; y las películas de cine mudo, con viajes a la Luna y Júpiter, que rodó a comienzos del siglo XX el turolense Segundo de Chomón.

Para visitar todas estas referencias a Aragón en los diferentes cuerpos del sistema solar, en el libro se viaja desde la Luna, a sólo 400.000 kilómetros de nosotros, hasta Neptuno, alejado ya 4.500 millones de kilómetros del Sol. Y de ese modo vemos surgir huellas aragonesas en una decena de cráteres de impacto; una antiquísima cadena de montañas y una larga cresta sobre un mar lunar de lava; en varios asteroides y los anillos de un planeta gigante; en una estrecha depresión marciana, a la sombra de un volcán extinto; la brillante superficie de un satélite lejano, y en un lago de metano líquido, a cerca de doscientos grados bajo cero.

En el libro se explican, de manera didáctica, las características principales de la Luna y los otros cuerpos que presentan vínculos con Aragón. Y se detalla la historia, ciertamente apasionante, de cómo se ha dado nombre (miles, miles y miles de nombres, en realidad) a cuanto se ha descubierto en la superficie de la Tierra primero y en las inmensidades del sistema solar después.

Por lo que hace a los relieves aragoneses, se presentan, en cada caso, sus rasgos más notables y su ubicación en la superficie de la Luna y en la del planeta, satélite o asteroide correspondiente. Y se habla también, en detalle, de los personajes, poblaciones y realidades naturales de Aragón que les han dado nombre.

Pero el libro es, ante todo, un regalo que, desde la Agrupación Astronómica de Huesca y el planetario Espacio 0.42, se quiere ofrecer al conjunto de Aragón. Porque la constatación de una presencia tan amplia y llamativa de lo aragonés en el sistema solar puede representar una bienvenida inyección de energía y optimismo para todos los aragoneses.

Comentarios