El Alto Aragón cuenta ya con 1.600 hectáreas dedicadas a la trufa

Este sábado, la visita al CIET (Centro de Investigación y Experimentación de Trufa) era el escenario para ratificar el convenio de colaboración que Gobierno de Aragón, a través del CITA, Diputación Provincial de Huesca, Comarca de la Ribagorza y Ayuntamiento de Graus, mantienen para el funcionamiento de estas instalaciones. Gracias a esta colaboración se destinan, anualmente, 180.000 euros al CIET, aportados por la Diputación de Huesca para sufragar gastos como la dirección científica que aporta el Gobierno de Aragón a través del CITA. Por su parte, el Ayuntamiento aporta 150 horas anuales de trabajos de la brigada municipal y la Comarca se encarga de la limpieza y conexión a internet.

La consejera de innovación, investigación y universidad del Gobierno de Aragón, Pilar Alegría, se refería a la labor que se desarrolla en el CIET con el objeto de ayudar a generar riqueza a través de una actividad como la truficultura que genera empleo y asentamiento poblacional.

Las ayudas que desde el año 2002 viene concediendo la Diputación Provincial de Huesca han permitido la consolidación de este cultivo como actividad económica del sector primario en la provincia. Desde que en el año 2002 la Diputación Provincial de Huesca iniciara el programa de respaldo a la trufa negra como cultivo que contribuyera a complementar las economías del medio rural oscense se han puesto eh marcha más de 1.600 hectáreas de terreno dedicadas a su cultivo. En los últimos 15 años las ayudas superan los 4,8 millones de años de euros que han permitido una inversión total de más de 6 millones de euros. El presidente provincial, Miguel Gracia, destacaba el CIET y el Trúfate como las acciones más significativas del ente provincial relacionadas con la trufa.

El programa en Truficultura de la Diputación de Huesca mantendrá en 2018 su

compromiso con este cultivo y para ello se dispone de más de 420.000 euros destinados a diferentes acciones en este cultivo, tanto en en el apoyo al cultivo, como en las líneas de investigación que ofrece el CIET, así como en actividades que contribuyan a la difusión de su comercialización y conocimiento por el público en general.

El alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, se refería a la necesidad de seguir experimentando e investigando y de afrontar otros retos como la lucha contra las plagas o la transformación, comercialización e internacionalización de la trufa.

La presidenta de la Comarca de la Ribagorza, Lourdes Pena, agradecía a G.A y DPH, el apoyo al sector de la trufa por la importancia que tiene en el territorio.

El CIET se puso en marcha en el año 2009 y mantiene varias líneas de investigación que permiten trabajar en la mejora de la producción y el aprovechamiento de la trufa, estudiar los suelos, llevar a cabo estudios para la erradicación de los principales hongos que le afectan y empeoran su calidad, y otros servicios como la identificación de trufas, el análisis de plantones micorrizados la detección de micorrizas de tuber melanosporum, evaluaciones, o asesoramiento, formación o edición de materiales de interés para el cultivo de la trufa.

Comentarios