Aragón sigue sin ser atractivo para que se instalen empresas que abandonan Cataluña

Las elecciones del próximo jueves, 21-D, en Cataluña están llenas de interrogantes. La patronal aboga por un escenario menos rupturista, pero de momento todo hace indicar que no se alcanzarán acuerdos, con lo que continuarán los problemas económicos de esa comunidad, de la que han marchado ya 3.000 empresas, una situación que en condiciones normales se consideraría inconcebible. El porcentaje de las que se han venido a asentar a Aragón es, sin embargo, muy pequeño, y ello hay que achacarlo a la situación fiscal de esta comunidad autónoma.

Si hay inseguridad jurídica a partir del 21, el siguiente paso será el cambio de sedes fiscales, e incluso el traslado de centros de producción. El presidente de CEOS-CEPYME Huesca, Carlos Bistuer, recuerda que hay empresas que ya han consolidado su salida, como todo el sistema financiero, y que ya no tiene marcha atrás. Pero no son las únicas. Hay sectores muy importantes que van a ir abandonando la comunidad vecina. Ello, de nuevo, es preocupante para la economía altoaragonesa, al seguir siendo el principal mercado de los productos catalanes, y también el principal proveedor de las empresas de la comunidad vecina.

Dependiendo del resultado de las elecciones catalanas, podría continuar el goteo de empresas que se vayan. Aragón podría jugar allí una baza importante, pero lamentablemente, no somos un territorio atractivo fiscalmente. De hecho, el presidente de CEOS-CEPYME Huesca asegura que el esquema fiscal que tiene nuestra comunidad autónoma es, probablemente, el menos atractivo de España. Ello supone que es difícil que entre en las previsiones de las empresas que quieran trasladarse fuera de Cataluña, pero también entre las de nueva creación que buscan emplazamientos interesantes donde implantarse.

Comentarios