El PAR pide financiación para el Castillo de Monzón en los PGE y la permanencia del Sagrado Corazón

El Partido Aragonés ha presentado en el registro de las Cortes una propuesta (PNL) para su debate en la comisión correspondiente, con la que pretende que el Ayuntamiento de Monzón, el Gobierno de Aragón y el Gobierno de España se centren en “la más que necesaria rehabilitación del Castillo, su dinamización y promoción turística con el objetivo de crear riqueza en el sector del comercio y la hostelería de Monzón, en lugar de crear divisiones entre los monzoneros”.

Según indican los paristas en nota de prensa, quieren resolver “la polémica innecesaria creada por el traslado del Sagrado Corazón y que la administración central -dueña de la fortaleza- tome cartas en el asunto y evite la amputación de la fortaleza y la barbaridad del coste del citado traslado”. Por ello, instan al ejecutivo autonómico a que se dirija al Gobierno de la nación para que confirme que la estatua del Sagrado Corazón presente en el monumento se encuentra incursa como elemento inseparable del conjunto BIC.

Piden, además, que se solicite al Ministerio de Cultura, como dueño y promotor de las obras de rehabilitación del Castillo, y al de Hacienda, como propietario del inmueble BIC, a que tome todas las medidas necesarias para proteger la escultura, y evitar en todo momento su deterioro, destrucción y traslado como elemento que forma parte del monumento.

Asimismo, solicitan que los técnicos del Gobierno de España revisen y determinen si la escultura constituye un problema de seguridad real para el conjunto del inmueble tras las obras de emergencia y rehabilitación que se están realizando en la fortaleza, y en su defecto buscar soluciones alternativas para que permanezca en el Castillo.

Por último, la PNL también contempla que se habiliten partidas presupuestarias plurianuales en los PGE para rehabilitar el Castillo, por su historia y motor dinamizador de futuro, acorde a las necesidades detalladas en el Plan Director.

El diputado del PAR, Jesús Guerrero, autor de la iniciativa parlamentaria, ha señalado que el castillo de Monzón acompaña desde el siglo X y de manera permanente a los montisonenses, llegando a erigirse como “el símbolo más significativo de pertenencia a esta localidad que tuvo una gran importancia a lo largo de los siglos XI y XII con la Orden del Temple”.

Por su valor arquitectónico e histórico fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) a mediados del siglo XX. Y en su baluarte superior, y como parte del propio bien, cuenta desde 1950 con una escultura del Sagrado Corazón que ha conseguido fundirse no sólo con el entorno arqueológico sino también en la querencia de los vecinos, al margen de ideologías. Muestra de ello es que hasta el momento la Plataforma que se ha creado para la defensa del mismo ha recogido más de 6.000 firmas hasta el momento.

El tiempo ha convertido esta escultura en “un símbolo de los montisonenses cuya unidad ven ahora en peligro”. Se ha creado una situación de “preocupación emocional innecesaria entre la gente” por un posible desmontaje y traslado de la escultura a otro lugar que se ha visto agravada en la ciudadanía por el coste económico elevado que supone su traslado “a costa del bolsillo de todos los montisonenses”.

El Partido Aragonés muestra su preocupación ante la posibilidad de que la escultura del Sagrado Corazón que forma parte del Castillo de Monzón pudiera ser desmontada de la fortaleza y trasladada a otro lugar como pretende el alcalde del municipio. Este asunto, subraya Jesús Guerrero, está creando “una verdadera alarma social en Monzón y su entorno”. Además, ha señalado que el traslado de la figura del Sagrado Corazón de Jesús puede suponer un coste que se sitúa entre los “100.000 y los 300.000 euros a costa de todos los vecinos de Monzón”.

La petición de traslado del Cristo del Castillo, argumenta, “no es por cuestiones de seguridad como sostiene el Ayuntamiento de Monzón ya que, en el proyecto original redactado por Manuel Manzano Monís, experto en materia de restauración de este tipo de monumentos a nivel nacional, no contempla la retirada de la figura del Sagrado Corazón” defiende Guerrero.

Por otro lado, mantiene que también resulta “curioso” que en el informe encargado por el Ayuntamiento de Monzón no se ofrezca como solución alternativa el desmontaje de la estatua y que una vez efectuadas las reparaciones y consolidaciones necesarias no se proponga su reinstalación en su ubicación original mediante la construcción de una peana y puntos de apoyo mucho más ligeros que los actuales, que si bien en los años 50 no existía la técnica adecuada hoy sin duda es posible. "A todas luces esta solución sería económicamente mucho menos onerosa que su traslado y reubicación en otro lugar externo al castillo”, concluye.

Comentarios