Sorpresa en Monzón al descubrirse la existencia de un laboratorio de droga

Tanto los ciudadanos de Monzón como sus empresarios no salen de su asombro tras desmantelarse un laboratorio en una nave industrial, alejada del casco urbano, en el que se podían elaborar dos toneladas de speed al año. Desde la Asociación de Empresarios se ha trasladado el absoluto desconocimiento de lo que se escondía detrás de las puertas de la falsa empresa de productos de limpieza y droguería.Eva Freixa,  portavoz de la Policía Nacional en Lérida, señalaba que en Monzón se ubicaba el gran laboratorio y que se había buscado una nave por la que apenas pasaran vehículos ni personas.

La Policía Nacional ha detenido a tres personas que elaboraban speed en una falsa empresa de productos de limpieza y droguería, tras desmantelar los laboratorios en los que “cocinaban” esta droga, ubicados en naves industriales de Torrefarrera (Lérida) y Monzón.

Se han intervenido 33 kilos de sulfato de anfetamina, casi 700 gramos de cocaína y diferentes productos químicos precursores. Además, los agentes hallaron en el registro la receta de la elaboración de la droga intervenida y los pasos necesarios para elaborar metanfetamina. Según las primeras hipótesis, el grupo de narcotraficantes tenía la intención de producir unos 40 kilogramos semanales de sustancias químicas ilegales. Freixa apuntaba que al tratarse de laboratorios muy técnicos, lo que se busca es que cuando se empieza a producir se haga a gran escala.

De la investigación se concluye que los detenidos ocultaban su actividad en una falsa empresa de fabricación de productos de limpieza y droguería, lo que permitía disimular la compra de sustancias químicas necesarias para la elaboración y adulteración de la droga.

Sin embargo, esta empresa era utilizada como pantalla; la que en realidad figuraba dada de alta en la Seguridad Social era una sociedad dedicada al alquiler de maquinaria para limpiezas y pulido de edificios, localizada en Lérida. Su titular contaba con conocimientos químicos y era quién hacía de “cocinero”, encargándose de llevar a cabo las distintas fases de la elaboración para obtener speed.

Asimismo, constataron que los investigados se dedicaban a la venta de cocaína, speed y productos de corte para sustancias ilegales. Después de profundizar en la investigación dieron con un tercer componente, también trabajador de la citada compañía, que tenía como misión ayudar al blanqueo de capitales mediante “pitufeo”, hacer de transportista para aquellos pedidos de estupefaciente destinados a otras provincias e incluso participar en el cultivo de plantas de marihuana para su posterior venta.

El origen de la investigación arrancaba en Lleida  hace unos meses realizando el seguimiento a uno de los ahora detenidos, que tenía antecedentes por tráfico de drogas.

La noticia  ha sido fruto de muchos  comentarios en la ciudad en los  que la palabra sorpresa y desconocimiento eran los términos más  usados y que han vuelto a poner a Monzón en los titulares de la prensa nacional.

Comentarios