Comienzan a pagarse las expropiaciones del embalse de Almudévar

Los propietarios afectados por la construcción del embalse de Almudévar, y a quienes se han expropiado terrenos, han comenzado a cobrar el dinero estipulado este lunes. En total eran 250 afectados, y la previsión era pagar 37 millones de euros, a razón de 21.500 euros por hectárea, además de otras cantidades que se añadirían en el caso de que haya arbolado, edificaciones o balsas.

El inicio del pago de las expropiaciones supone una buena noticia, con la confirmación de que se cumplen los compromisos adquiridos por el Ministerio, y de que los trámites para llevar adelante la obra continúan.

La obra afectará a los términos municipales de Huesca, Vicién, Almudévar, Tardienta y Sangarrén, todos ellos de la comarca de la Hoya de Huesca. La localidad con más propietarios afectados era Almudévar, con algo más de 220.

El embalse de Almudévar ocupará una superficie de 1.382 hectáreas. En concreto, se ubicará en el suroeste de Huesca, a unos 14 kilómetros de la capital y a 3,5 kilómetros al norte de la confluencia de los canales de Monegros y Cinca en Tardienta. Tendrá una capacidad para almacenar 169,71 hectómetros cúbicos y contará con una inversión superior a los 102,2 millones de euros.

La redacción del proyecto y la ejecución del embalse de Almudévar se adjudicó de forma conjunta en 2014 a la UTE formada por las empresas Sacyr Construcción S.A., Vías y Construcciones, S.A., Corsan-Corviam S.A. y Sociedad General de Obras, S.A. (Sogeosa). Casi medio millón de euros se destinaban a la redacción del proyecto, y unos 90 millones costaría la realización del embalse.

Este embalse fue aprobado el pasado 15 de marzo por el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Según la aprobación, se trata de una infraestructura necesaria para la regulación de Riegos del Alto Aragón. Las obras contemplan la construcción de un embalse mediante dos presas o diques de materiales sueltos, que cierran en sus costados occidental y oriental una amplia vaguada natural cercana al municipio oscense. Esta actuación se completará con la construcción de una estación de bombeo, una subestación eléctrica y la reposición de los caminos afectados.

Esta infraestructura hidráulica tiene como principal objetivo regular los riegos del Alto Aragón, ya que permitirá que los caudales, procedentes del río Gállego que superen la capacidad de embalse de La Sotonera así como los excedentes de regulación del río Cinca puedan almacenarse durante los periodos de mayor aportación para, en los momentos de escasez, ponerlos a disposición del sistema.

Comentarios