Año agronómico nefasto en Aragón y "medio" en la provincia de Huesca, con suspenso en los precios

La organización empresarial agraria ASAJA ha realizado balance del año agrario, asegurando que en el cómputo general, ha sido un año “medio” en Huesca y suspenso en Aragón. En el regadío, las producciones han sido buenas pero los precios malos, y en secano, la cosecha ha sido media-alta. En leñosos, olivo, vid y almendros, la producción ha sido media, y los pastos de montaña han tenido una baja rentabilidad por la ausencia de lluvias. La ganadería extensiva acumula problemas y la intensiva, sigue aumentando.

El rendimiento productivo del regadío ha sido bueno; el del secano, que depende de la pluviometría ha sido malo para Zaragoza y Teruel, y medio para Huesca. Los precios sí que llevan a poner un suspenso en todo Aragón, porque están siendo nefastos en todos los sectores, y los costes de producción son excesivos. El año agrícola en la provincia de Huesca ha disminuido un 11% y en Aragón un 29% en relación a 2016. De los 2,3 millones de toneladas que se recogieron en Aragón el pasado año, se ha pasado éste a 1,65 millones. Y en Huesca, de 960.000 toneladas se ha bajado a entre 850.000 y 900.000. Esto, con 172 euros la tonelada de cebada, 181 euros la tonelada de trigo y 173 la de maíz, son precios insuficientes.

La campaña de fruta dulce ha sido catastrófica, para ASAJA, y no se llegan a cubrir los costes de producción. Critican que se realizan muchas reuniones con el Ministerio buscando soluciones, que no se acaban de encontrar.

Entre maíz, girasol, alfalfa y arroz, si no se pueden sembrar el próximo año, supondrá 600 millones de euros de volumen de negocio menos. El volumen de negocio de este año del maíz es de 330 millones de euros, que si no se llenan los embalses, se perderán. El girasol tampoco ha cubierto gastos de producción, y se va a perder un volumen de negocio de 19,6 millones de euros. La alfalfa pasa por un mal momento, en manos de la exportación. No tener agua para regar la alfalfa el año próximo supondría una pérdida de 200 millones de euros. El arroz también ha pasado a ser un cultivo residual, en el que se van a perder 15 millones de euros.

Por lo que se refiere a la ganadería extensiva se están perdiendo efectivos constantemente. Consideran que están en una situación caótica y crítica, tanto en el ovino como en el de la vaca nodriza.

ASAJA critica duramente los incumplimientos presupuestarios de las administraciones públicas, tanto la Unión Europea, como el Ministerio de Agricultura o el Gobierno de Aragón, con unos porcentajes de ejecución bajísimos, que se consideran un desastre. Por ello, están elaborando un documento para que todas las organizaciones y políticos den respuesta en las Cortes de Aragón a través de un compromiso a esta situación crítica y caótica que se está padeciendo. Creen que el problema es la confrontación entre el medio rural y el urbano.

El rendimiento del maíz ha sido bueno, pero los precios una vez más no acompañan para cubrir los costes de producción. En estos momentos, el 100% de la superficie de regadío de Aragón se está sembrando de cereal ante la posibilidad de no tener agua garantizada. Por ello, el maíz para la cosecha del próximo año será residual.

La campaña del almendro ha sido normal. La de la vid, muy afectada por las inclemencias meteorológicas, y la del olivo ha acumulado pérdidas del 30%. La trufa de secano, debido a la sequía ha tenido una producción nula.

En ganadería intensiva, el porcino tiene buenos precios y perspectivas buenas. El vacuno de cebo cuenta con precios aceptables, y es un sector dinámico, igual que el pollo. El conejo acumula precios ruinosos y se están cerrando explotaciones.

Comentarios