Pedro y Benito Ortiz condenados a más de 46 años de cárcel por el atraco de la Armería Guara

Pedro y Benito, miembros del clan zaragozano de los Ortiz, han sido condenados a más de 46 años de prisión por atracar el 23 de mayor de 2016 la armería Guara de Huesca. El juez considera a Benito Ortiz como el autor material de los disparos que hirieron al propietario de la armería. Por este y otros delitos, es condenado a casi 26 años de reclusión. Su hermano, Pedro Ortíz, deberá cumplir una condena de más de 21 años de prisión.

Así mismo, ambos deberán asumir el pago de de más de 100.000 euros en indemnizaciones.

Los hechos

Según se recogía en el escrito de acusación, los condenados Benito Ortiz y Pedro Ortiz sobre las 17:40 horas del 23 de mayo de 2016 se dirigen en el entorno de la Estación de Cercanías de Miraflores en Zaragoza a un Fiat Tipo con un pasamontañas uno y un pañuelo otro y se introducen en su interior impidiendo que la conductora Soraya G. O. saliera del mismo. Le obligaron a desplazarse hacia el asiento del copiloto apuntándole con un subfusil Ceska Zbrojovka modelo Samopal VZOR 61 ‘Skorpion VZ.61’ (clasificado como arma de guerra en el Reglamento de Armas; su adquisición, tenencia y uso está prohibida a los particulares). Posteriormente se dirigieron a un descampado próximo al polígono industrial Prydes de la Cartuja, en Zaragoza, donde la ataron de manos y pies a un árbol y le amordazaron la boca. Allí quedó abandonada y ellos se marcharon con el vehículo de ella.

Los hermanos Ortiz se dirigieron con dicho vehículo a la ciudad de Huesca donde sobre las 19:45 horas irrumpen en la armería Guara con pasamontañas Pedro O. P. con un cuchillo de 20 centímetros de hoja y le obliga “Al suelo” y Benito O. P. con el subfusil citado anteriormente amenazándole con “Te mato” al responsable del establecimiento Rubén C. F. Comienzan a atarle las manos con cordón de zapatos pero este último consigue librarse de las ataduras y sale corriendo de la tienda. Benito Ortiz le persigue por la calle avenida de Monegros y le dispara con el subfusil. Uno de los cuatro disparos alcanza sus piernas.

Posteriormente, los condenados huyen con el vehículo robado, que abandonan después cerca de la carretera N-II, próximo a la localidad de Candasnos. Al día siguiente, 24 de mayo de 2016, una patrulla de la Guardia Civil localizó el coche.

La investigación policial permitió dar con los condenados en un vehículo Ford Orión (que había sido sustraído en Zaragoza), que llevaba una matrícula correspondiente a un Peugeot 205, que estaba aparcado a unos cien metros de una oficina de Bankia, en Valencia (por lo que hay diligencias previas en el Juzgado de Instrucción de Valencia). Ese día, 7 de junio de 2016, se les detuvo a ambos y en el interior del coche se encontró una escopeta de cañones recortados, el subfusil que pudo utilizarse en el atraco a la armería en Huesca y 17 cartuchos correspondientes al mismo; un pincho metálico artesanal; dos pasamontañas; diversos pares de guantes y trozos de cuerdas de diferentes tipos.

Comentarios