El Fuerte de Rapitán de Jaca ya no tiene goteras

Tras seis meses de trabajo, han concluido rehabilitación de parte del Fuerte de Rapitán, la que corresponde al edificio residencial. Este imponente edificio militar que “vigila” Jaca desde lo alto, lleva sin contenido más de dos décadas y sufría goteras y humedades. El secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, inauguraba este jueves las obras ya finalizadas.

Los trabajos se han dirigido a conseguir la impermeabilidad de la cubierta, restituir la continuidad de las cornisas y conseguir una adecuada evacuación de las aguas, protegiendo las fachadas. Se han sustituido las cubiertas vegetales existentes por unas nuevas cubiertas en parte vegetales y en parte planas con solado de baldosas. Las nuevas cubiertas vegetales permitirán mantener el carácter constructivo del edificio, y las zonas con nueva cubierta plana se convertirán en miradores privilegiados de la ciudad de Jaca, ya que, en fases posteriores, se permitirá acceder a ellas a los visitantes del Fuerte.

El coste de la rehabilitación ha alcanzado los 383.770,33 euros financiados por el Gobierno de España, a través del Ministerio de Fomento. A ello habría que sumar la cantidad aportada por el Ayuntamiento de Jaca para el proyecto y la dirección de obra y el iva. El arquitecto director de obra habla de un coste total que superaría los 440.000 euros.

Se ha actuado en las cubiertas y la fachada del edificio residencial con la idea de que, en un futuro, pueda ser visitado. También se ha demodelado una terraza que servirá de mirador a Jaca. Las ideas que se barajan van desde las visitas guiadas hasta proyectos expositivos. La propuesta de hacer de él un parador está desechada.

Junto al secretario de Estado han asistido al acto, entre otros, el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, y el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón.

HISTORIA DEL FUERTE DE RAPITÁN

El Fuerte de Rapitán se concibió, a finales del siglo XIX, como parte de la red defensiva que se construía de forma paralela a la línea internacional de ferrocarril Oloron-Canfranc. Está construido en sillería y su mayor parte se concentra bajo tierra para evitar la acción de la artillería enemiga. Tras la guerra civil, su actividad fue declinando paulatinamente hasta quedar abandonado.

Bermúdez de Castro ha destacado el valor del Fuerte de Rapitán como uno de los emblemas del patrimonio arquitectónico de Jaca que, gracias a esta intervención financiada por la Administración General del Estado, aumentará sus posibilidades como centro cultural a disposición de los jacetanos y de los miles de turistas que cada año visitan la ciudad.

El acto de inauguración del Fuerte de Rapitán, concluida la restauración, ha comenzado con una visita al interior del edificio y a las cubiertas de la fachada norte, donde el equipo de la dirección facultativa de las obras ha explicado los trabajos realizados y les mejoras conseguidas.

OTROS PROYECTOS FINANCIADOS

La rehabilitación del Fuerte de Rapitán se enmarca dentro de los programas de conservación y rehabilitación del patrimonio arquitectónico y cultural del Ministerio de Fomento. En la actualidad, este departamento ministerial realiza nueve intervenciones en Aragón por un importe que supera los siete millones de euros.

Las obras, con aportaciones del Ministerio de Fomento en muchos casos del cien por cien, permitirán también la restauración de otros importantes monumentos de la Comunidad Autónoma: la torre gótica de la Iglesia de Santa María la Mayor de Alcañiz (Teruel), la Colegiata de Calatayud (Zaragoza), la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena de Zaragoza, la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción de Peralta de Alcofea (Huesca), la Casa-Palacio Barón de Andilla de Valdealgorfa (Teruel), la consolidación del Palacio Episcopal de Tarazona (Zaragoza), el castillo de Boltaña (Huesca) y la rehabilitación de la muralla de Teruel.

Comentarios