La DGA aprueba un proyecto presupuestario que prevé subir la inversión pública un 13% y el gasto social un 5%

El Gobierno de Aragón remitirá este viernes a las Cortes, para su tramitación parlamentaria, el proyecto de Presupuestos de la Comunidad para 2018, que asciende a 6.162 millones de euros, con un gasto no financiero de 5.303 millones y que contempla un crecimiento de la inversión pública del 13,29 % y un repunte del gasto social del 5,64 %.

El consejero de Hacienda y Administración Pública del Ejecutivo aragonés, Fernando Gimeno, y el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, han presentado en rueda de prensa las cifras del presupuesto de 2018, tras ser aprobado este jueves en Consejo de Gobierno.

El presupuesto permitirá al Gobierno autonómico "pasar a la ofensiva" tras haber superado la "desastrosa" situación que se encontraron PSOE y CHA al llegar al Ejecutivo en 2015. Todas las secciones incrementan el gasto, siendo el sanitario el de mayor crecimiento absoluto, con 102 millones, y el de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda el que registra mayor incremento porcentual, con un 9,8 %.

De hecho, las cuentas tienen como prioridades el gasto social, la mejora de la economía y el empleo y suponen "un cambio cualitativo" y cuantitativo con inversiones "muy importantes" y proyectos emblemáticos de la Comunidad, como el Hospital de Alcañiz, que recibirá 9,4 millones, o para las obras de recuperación de la explanada de Arañones, en la Estación Internacional de Canfranc, con una partida de 1,9 millones.

Gimeno ha recordado que el proyecto de presupuestos, el tercero del Ejecutivo PSOE-CHA, es "radicalmente diferente a los anteriores" y fruto de las conversaciones mantenidas con Podemos, a quien ha agradecido "de forma muy especial" su "fructífero" trabajo.

El titular de Hacienda ha subrayado que el volumen de inversión que contempla el presupuesto de 2018 es "más alto que el que ha tenido la Comunidad en su historia, si se corrigen las desviaciones de la Expo" y refleja una "vuelta a la normalidad política y económica", con una situación de mayor "optimismo".

El gasto no financiero se sitúa en 5.303.609.207,40 euros, un 4,96 % más que en 2017, mientras que el gasto total es de 6.162.313.654,08 euros, frente a los 5.577 millones de 2017. El presupuesto global crece un 10,49 %, ha apuntado Gimeno, remarcando que es un documento "progresista".

Nuevo escenario

Este nuevo escenario hace prever que Aragón podría terminar el año con un crecimiento del 2,9 % del PIB y para el próximo año "mi impresión es que es posible un crecimiento superior" al 2,5 %, ha dicho, para insistir en que "el cambio de situación es enorme" aunque aún queda camino por recorrer.

"El presupuesto es compatible con la estabilidad presupuestaria", ha asegurado Gimeno, al recordar que en 2015 el déficit era del 2,11 % y existían facturas sin pagar por importe de 500 millones, mientras que en 2017 y 2018 ese concepto "no existirá en el presupuesto" y se paga en 11 días a los proveedores. En cuanto al objetivo de déficit para 2014, es del 0,4 % y "se cumplirá", ha garantizado.

Respecto al gasto por capítulos, Fernando Gimeno ha precisado que crece un 3 % el Capítulo I, los gastos de personal, que representa el 40 % del gasto no financiero. En este punto, ha resaltado que se hace política de empleo no solo pensando en los ciudadanos, sino también en los funcionarios, con una política de personal que pretende terminar con la interinidad de los trabajadores públicos.

El Capítulo II, gasto corriente, contemplan un aumento del 11,97 %; mientras que el Capítulo III experimenta una reducción del 2,10 % y el IV crece un 2,49 %. Las Transferencias de Capital (Capítulo VII) suben un 16,11 % en el presupuesto de 2018.

Un 1,57 % se incrementan los Activos Financieros (Capítulo VIII) y un 63,75 % (Capítulo IX) los Pasivos Financieros, fundamentalmente como consecuencia de las amortizaciones de deuda a las que tiene que hacer frente la Comunidad autónoma en 2018.

Comentarios