Denuncian a la fiscalía irregularidades en el desaparecido Casar, que gestionaba el Hospital de Jaca

La Asociación en defensa de la sanidad pública, la federación de barrios de Zaragoza y el sindicato de CGT Sanidad de Aragón y La Rioja han presentado una denuncia a la fiscalía para aclarar las irregularidades en la gestión del Casar, el Consorcio Aragonés Sanitario de Alta Resolución.

Este consorcio es una entidad jurídica, gestionada por el Gobierno de Aragón desde 2007, y cuyo servicio cesó en 2014. Los colectivos vecinales y políticos denuncian las irregularidades con las que se gestionó este servicio de sanidad público-privado y les acusan de presuntos delitos como prevaricación administrativa, corrupción en los negocios o malversación de caudales públicos entre otros. Algo que Alberto Andrés, de la Asociación en defensa de la sanidad pública, lamenta.

La denuncia se registra despues de que el Gobierno de Aragón les haya negado en varias ocasiones el acceso a las cuentas públicas del consorcio. Pero también sirve para manifestar las faltas de personal que hubo en el servicio durante los años de funcionamiento.

El Casar daba servicio en los hospitales de Jaca, Tarazona, Ejea, Fraga y en la Mutua MAZ.

El año 2006 la Cámara de Cuentas reflejaba una “opinión desfavorable” sobre las cuentas anuales del Consorcio Aragonés Sanitario de Alta Resolución (CASAR) de 2013 y 2014, tanto desde el punto de vista financiero como del cumplimiento de la legalidad, tal y como se detallaba en un informe de fiscalización de sus cuentas anuales. De igual forma el vicepresidente de la Cámara de Cuentas, Alfonso Peña, responsable del informe de fiscalización sobre el CASAR relativo a los ejercicios 2013 y 2014, defendía semanas después la actuación de los distintos responsables del CASAR. Aseguraba que “a pesar de las importante problemas de gestión que ha ido acumulando este consorcio durante años”, que llegó a acumular 15,9 millones de obligaciones pendientes de aplicar a presupuesto, “sí que ha habido responsabilidad” por parte de sus gestores, porque “se aprecia cierto control dentro de los resultados tan extraños que presentan” y que “han intentado poner en ellas algo de luz y orden”.

Comentarios